Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ainhoa no acepta el perdón de Pepe

La discusión que mantuvieron Pepe y Ainhoa acerca del trato que Arturo ha dado a Indhira sigue dando cola. Pepe reconoce que perdió los estribos durante la discusión y por ello ha pedido perdón a Ainhoa, pero ésta no acepta sus disculpas.
La relación entre Pepe y Ainoha dentro de la casa de Guadalix es cada vez más tensa. El buen rollo que los concursantes tenían saltó por los aires tras una discusión mantenida entre ambos en la que no compartían las mismas ideas acerca del comportamiento que Arturo tenía con Indhira. La bronca llegó hasta tal punto que Pepe rompió un vaso en sus manos. Pepe ha reconocido que se sobrepasó, que perdió los estribos y por ello ha pedido perdón a Aihona; pero ésta no puede volver a confiar en Pepe, asegura que le dio su amistad pero Pepe la ha pisoteado.
Ainhoa siente que le Pepe trata al resto de sus concursantes como si fueran tontos, no confía en Pepe, no es capaz de distinguir donde se acaba la persona y dónde empieza el personaje; lo ve como un estratega y no quiere volver a tener una buena relación con él. Ante la negativa de Ainhoa a aceptar su perdón, Pepe se muestra resignado y asegura que le ha dado de probar de su propia medicina, y ahora lo que tiene que hacer es tragársela y asimilarla lo mejor que posible.
La prueba aviva los conflictos
La prueba semanal ha servido también para avivar los conflictos entre los concursantes. A los de Guadalix les preocupa no ser capaces de memorizar los apellidos y los domicilios de los clientes del restaurante de comida rápida en el que trabajan durante esta semana. Para no perder la prueba los concursantes, que no confían en su buena memoria, han buscado soluciones alternativas recortando letras de los nombres de sus clientes en las revistas y pegándolas. Por su parte, Pepe se había adelantado y ya había puesto en una mesa las iniciales de los clientes de una forma más discreta y sigilosa. Pero ninguna de las dos estrategias les sirvió a los de 'Gran Hermano', el súper los descubrió con las manos en la masa y les recordó las reglas de la prueba.
A Pepe no le ha gustado que los pillaran con las manos en la masa y cree que la falta de discreción de sus compañeros es la causa de que el súper descubriera su plan para superar la prueba. Pepe no se da por vencido y sigue intentando buscar una forma para no tener que memorizar todos los nombres de la prueba. Ainhoa, que ya no le pasa ninguna a Pepe, vuelve estallar contra él y teme que intente perder la prueba intencionadamente para crear más conflictos dentro de la casa.
Pepe ya no aguanta más
Pepe empieza a lamentar el comportamiento que sus compañeros tienen con él. El creador del Nomineitor está cansado y piensa que .
Está tan saturado de la situación que está viviendo dentro del a casa de Guadalix que asegura que hasta está cambiado para mal la concepción que tiene de sí mismo. La situación le resulta tan incómoda que le ha confesado a Jorge que no se ha puesto a hacer la maleta para irse "de milagro". hay situaciones injustas hacia él
 Pepe encuentra un apoyo en Jorge y María José
La entrada de María José y Jorge ha supuesto un pequeño alivio para Pepe, que ha encontrado en ellos un apoyo y a unos confidentes. El resto de concursantes de Guadalix no ven con buenos ojos esta amistad. Nico asegura que está "alucinando" con el cambio de actitud de Pepe tras la entrada de Jorge y su compañera. Asegura que se ha cerrado en ellos y que ignora al resto de concursantes y desconfían que de esta amistad no sea más que pura estrategia.