Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Toro: "Estoy encantada de estar en la calle"

MERCEDES: Cuéntamelo todo
ANA: Yo entre...
MERCEDES: Oye, esta entrevista no es como la anterior
ANA: ¿Más corta?
MERCEDES: No, es una entrevista de pedir cuentas. Explícame por qué, si te habías comprometido a no decir nada, has cometido tantos errores.
ANA: Gran parte es mi culpa porque soy muy parlanchina y me quiero amistar con la gente que está enemistada conmigo y no me aceptan. Solté cosillas.
MERCEDES: ¿Pero por qué soltaba cosillas?
ANA: Estaban todo el día preguntándome y es imposible. Pero es que yo creía, por ejemplo, Liz le preguntó a Palomares por Gisela y Liz dijo lo del Interviu y el súper le llamó la atención y no la echó. En cambio yo decía cosas, me llamaban la atención y les decía: no me preguntéis que el Súper me ha regañado¡y me seguían preguntando!
MERCEDES: Pero escúchame. Una cosa es que se te escapen cosas, es normal y humano, y otra es que te inventases hasta una leyenda, que llegaste a hacer un símil con el tiempo. Me puedes explicar por qué entras con Eva y con Gema a la Casa 1 votada por el público y, escondidas tras unas caretas y subidas a unos camellos, vais a la casa y de forma completamente aleatoriamente ellos te eligen a ti. Y luego oigo que querías irte. ¿pero qué te ha pasado?
ANA: Pues desde el primer día me quería ir. Porque Chiqui le dijo a Iván nada más bajarme del camello. Me quité la careta y Palomares y Julito me vinieron a abrazar. Pero los otros se quedaron parados y Chiqui le dijo a Iván: pues anda la que se va a liar.
MERCEDES:  
MERCEDES:
¿Pero tú qué te crees que es esto?
 
ANA: Cómo no voy a querer irme si había cuatro personas que no querían que estuviera en la casa. 
Esto es la vida. Te lo tienes que ganar.
ANA: Pero yo cómo voy a estar a gusto en una casa donde no quieren que esté.
MERCEDES: Le pasa a todas las personas que entran. [Entra el vídeo de sus peleas con Iván] Qué circo, dijo Iván. Vamos a ver otro vídeo antes de que puedas decir lo que quieras. Pero para Ana fue una auténtica pesadilla. Y es que es difícil, difícil no, dificilísimo adaptarse a una convivencia de tanto tiempo. [Entra el vídeo de otra pelea con Íván]
El incidente del villancico con Iván
ANA: ¡Creo que me va a dar algo! Y el vídeo no está entero, eso para empezar.
MERCEDES: Si te parece vamos a poner aquí Ben-Hur
1 ANA: Era por la mañana, que pasamos un frío como los chinos, perdón China, y por la tarde otras dos horas vestidas de la Virgen muerta de fríoí. Yo estaba sentada en el puf y estaba con una desgana que os morís porque son muchas horas. Y el estaba bromeando con Chiqui todo el rato, pero sin parar. Además, Liz dijo que cuidado con bromear que la otra prueba la fallaron por no ensayar, pero como es de su grupillo da igual lo que diga. Entonces ya un día me cabreo y le digo que no puede estar broma. Se me ocurrió a mí luego cerrar el pico media hora y me acribilló. Cualquier cosa que esté en contra de él va a acribillarte.
MERCEDES: ¿Sabes lo que quiere decir la palabra paranoia? Pues eso es lo que te ha pasado a ti
ANA: Ni que me guste a mí llorar. Es este tío, que se pone el cartelito de soy muy bueno y nunca me equivoco. Y yo fue incluso a pedirle perdón a él por la parte que me toca. Y él dice: vale, te perdono, te doy otra oportunidad.
MERCEDES: Ana, tenías planes cuando entraste en la casa.
ANA: De llevarme bien...
Todo el día enfadada
MERCEDES: Sabías las bromas que ibas a hacer, se las había contado a Kiko. Luego no hiciste ninguno. Y te hemos visto apagada desde el minuto uno. Podías haber dicho, me bajo de Melchor y no entro en la casa, que Gema o Eva hubieran entrado encantada. Dime la verdad ¿el mensaje de tu familia te desequilibró un poco? 
 
ANA: Pues mucho, sí. Porque decía "no digas muchos tacos, no te pelees y ponte muchos gorros que llevas" y anda, ni que yo fuera una persona que sólo dice tacos y se pone gorros.
MERCEDES: Te lo digo porque si quizá sea bueno, porque tus compañeros sí dicen que te pones muchos gorros, que dicen muchos tacos y te cabreas.
ANA: Pero es que es muy fácil cabrearme a mí. Dices una mentira y ya me cabreo. E Iván es muy hábil para eso. Lo hace muy bien. Yo me he quedado flipada con él, que me dice "te doy otra oportunidad".
MERCEDES: ¿Estás cabreada, eh?
ANA: Sí, porque por ejemplo yo me sabía la canción y él no...
 
MERCEDES: Ana, me aburres, tía. O te callas, o me callo yo.
Oportunidad perdida
ANA: Pero estoy encantada de estar en la calle, de verdad.
MERCEDES: Perdona, si estás encantada de estar en la calle, se lo dices a Gema o a Eva, que no les va a hacer ninguna gracia. Porque no hay derecho para que tú digas a estas alturas de la película con lo que yo he luchado para que hubiera una repesca.
ANA: No me regañes
MERCEDES: No, no es que te regañe, es que te requeteregaño.
ANA: Pero escuchadme, joder
MERCEDES: Tú has jugado con fuego y no merecías entrar en la casa. Y se acabó. Se acabó tu tiempo. Que yo no soy Iván, soy la presentadora del programa y tengo que seguir. [Entra el vídeo del edredoning]
ANA: No, eso era mentira. Una broma. A él le gusta mucho sobar, pero esto era una broma. Nos reímos mucho.
MERCEDES: Tienes un minuto para decir lo que quieras.
ANA: Lo siento mucho por la gente que me repescó. Porque siempre he dicho dentro de la casa que tendrían que haber entrado, por ejemplo, Eva o Raquel. Si seríais más feliz con ellas. Y decían que no, que les daba igual. Pero no les daba igual. Pero me ha dado pena por ellas. Yo le quiero pedir perdón al público que me ha repescado y al público que me ha votado. Fue suerte que me cogieran a mí. Pero me ha dado mucha pena el entrar allí y encontrarme tan mal.
MERCEDES: Gran Hermano es un concurso donde la incomunicación es la base del juego. Si rompéis la incomunicación, hay un sistema de defensas y funciona. Y tú estás en la calle y punto. No hay más. Y aquí se ha acabado tu tiempo. A tu sitio.