Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Toro vuelve a la casa a lomos de un camello

La cuarta expulsada de Gran Hermano vuelve a estar en la pomada. Ana Toro ha regresado a la casa de Guadalix en una decisión extraordinaria del programa no exenta de diversión: se ha disfrazado junto a Germa y Eva de Reyes Magos y los finalistas han tenido que escoger a uno de ellos. Tras la máscara, estaba Ana Toro.
"No os puedo contar cómo ha sido, sé poco". Esas han sido las palabras con las que Ana le explicaba a sus compañeros qué hacía de vuelta en la casa. Antes, a Palomares casi le da un síncope de la alegría "¡Mi Ana!", gritaba, "'¡Mi Ana!".
Junto a Gema y Eva, Ana ha permanecido en al casa vieja toda la semana. Sólo una de ellas podría podía entrar en la casa y la forma de elegirlo ha sido disfrazándolas de Reyes Magos. Unas máscaras y que los finalistas decidan.
Su hada madrina ha sido Mirentxu, quien ha dicho que Melchor era el rey que más le gustaba. Los demás no han puesto demasiados reparos. Cosa rara en esta casa. Y tras una breve puesta en común, se ha elegido a Melchor: Ana.
Después de algunas alusiones al animal que la ha llevado hasta Guadalix de la Sierra, "vaya pedazo de camello", los finalistas la han con diferentes caras. Alegría de Javi y Lulito y frialdad de Almudena e Iván.
Reencuentros con miga
'Chiqui' vuelve a tener cara a cara a una de sus más feroces rivales. Ana dijo de ella que tenía la "mala leche 'reconcentrá'" y que se le consentían muchas cosas sólo por su físico. Además, al igual que Mirentxu el día de su expulsión, también la calificó de "ordinaria".
Pero Almudena tampoco se quedó corta. La acusó de "lanzar la piedra y esconder la mano" y criticó que siempre tuviera "un pollo con alguien", por lo que auguró que se terminaría encontrando sola. Lo que estuvo fue expulsada.
Iván y su "enferma"
Aunque de lo que más se quejaba Ana era de que todos se callaban cuando aparecía "el líder". Y ese es Iván. Que también estaba presente con un gesto adusto como pocos. Ya dijo en su día que estaba "de atar". Antes, ella había dicho que era un egoísta y un manipulador. Ana
Vuelven a verse todos cara a cara cuando creían que sus caminos ya no tendrían por qué volver a cruzarse...