Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ángel, ganador de Gran Hermano 11: "No me gustan los conflictos con nadie"

Además de todo "el subidón", tenía una sorpresa esperándole: Nagore, que había avisado muchas veces de su atracción por el concursante, estaba allí para recordarle que tenían una cena pendiente. Él ha accedido encantado. La vasca parece que se presenta como complemento perfecto a su tendencia hacia "las personas difíciles y con carácter". Antes, para las otras personas que puedan llegar a Guadalix en GH 12, dejó un video grabado y varios de sus objetos especiales guardados en una urna futurista.
Milá: Voy a presentarte a Nagore, que creo que no la conoces mucho.
Nagore: Has dicho que me debes una cena. Hecho, cuándo quieres.
Ángel: Y donde quieras (risas).
Milá: Llevas mucho tiempo con tus patillas artísticas?
Ángel: Sí, unos pocos.
Milá: Eres desde el principio el primero. Siempre.
Ángel: Estoy muy agradecido.
Milá: Gracias a mis compañeros también del minutado. ¿te acuerdas cómo empezó todo? ¿De pareja de Lis?
Milá: Lis pidió un abogado en el confesionario. Vino unas semanas y al final ha dejado de venir. Tú no le gustabas nada. Y a ti te recordaba a tu ex novia.
Ángel: (Se atraganta) Me he visto un poco ridículo. Tengo tendencia a que me interesen las personas con carácter. Estaba como una puta cabra y me interesé, pero claro, luego pasó a estar como una putísima cabra.
Milá: Tú luego le dijiste que no te hablase más. Hans conocía las historias de todos.
Hans: Ellos bien, yo llegué a pensar que el programa me había mentido.
Milá: ¿No le vas a saludas?
Hans: No, porque cuando me expulsaron me dijo que se alegraba.
Ángel: No lo sé, no me acuerdo.
Ángel: No le tengo que decir mucho más que lo que dije. Me estabas haciéndolo pasar mal. No me gustan los conflictos con nadie. Salían de ti, todos partieron de ti. Te caía como el puto culo. Tonto no soy y más si me haces la convivencia difícil.
Milá: Decía que llevabas un doble juego, que es algo que han dicho muchas personas. ¿Qué pasó con lo de Rosita? ¿Por qué te adjudicaste tú algo que no habías hecho?
Ángel: Estaba sentado con Hans y Rebeca preguntó y como Hans no decía nada, pues lo asumí yo. Error porque la cagué con los dos.
Hans: Ya, es que tu actitud nunca la he entendido contigo. Si me lo pregunta directamente, hubiese dicho que si. El tú decirlo, me pareció una idiotez.
Ángel: Lo más normal, si tienes 41 años, es admitir la gracia. A los amigos se le hacen bromas y a los que no te caen bien, se hacen putadas.
Hans: La gente de 33 no envenena los confesionarios.
Madre de Ángel: Fuiste tú, Hans, el que envenenó a todos hablando mal de mi hijo. A las dos personas más cercanas, a Laura y Saray.
Laura: No me he sentido envenenada por Hans. En una pelea hasta le dije a Hans que no tenía razón. Quiero mucho a los dos y no quería estar en medio.
Saray: A mi Hans, para nada. Hans ha sido el único que ha dicho todo lo que pensaba de Ángel sin pelos en la lengua.
Ángel: Hans habrá dado su versión. Con Saray hubo un momento en el que me jodió que no me defendiera.
Tatiana: No te defendieron en absoluto. Si tan amigos son de los dos...
Ángel: Con ellas nunca me pasó nada.
Milá: Vaya... ¿Por qué no se lo dijiste a la cara en vez de al confesionario?
Ángel: Pues por lo mismo que él tampoco lo dijo de mi. Tampoco quería que me llamase maricón o me insultase. Y yo trabajo y vivo con mujeres y no aguanto que se las trate así. En cinco meses entré solo tres o cuatro veces a hablar de él. Yo no voy de solidario, yo soy así.
Arturo: Que me llevo fenomenal con tu familia, que no te puedo decir nada. Que tu madre me encanta. No soy el machista que crees, a mi también me encantan las mujeres.
Ángel: A mi me caes bien, pero tienes actitudes que me dan por el culo. Hay momentos en el que uno se satura y no aguanta más.
Milá: ¿Pero por qué no se lo dijiste a la cara? Por qué no le dijiste 'no entiendo cómo tratas a Indhira'? Se ha dicho de ti que no has ido de frente.
Ángel: No es cierto. Arturo me vino a hablar de Carol y le dije que esa semana le iba a nominar por los rollos con Indhira. Y otro día le dije que n fuera tan fanfarrón, que la audiencia castiga.
Juan: Ángel evita conflictos y ese Confesionario está para desahogarse. Indhira si no lo hubiese tenido se muere. Yo lo utilicé muy poquito, aunque tuviésemos la obligación de entrar cada día.
Milá: Pues claro, como la iglesia católica. Dijiste que Indira había ido de víctima, que había tenido porca dignidad.
Ángel: La perdió con el trato de Arturo. No porque sea una persona indigna, sino porque en ese momento la perdió.
Milá: Quiero felicitar a Gerardo por su gesto al tirarte al suelo y él felicitarte.
Ángel: Daba por hecho que me iba yo. Lo pasé muy mal. Irse Tatiana no fue plato de buen gusto. Tantao celebrar, tanta televisión que hacía, que hablaba con las cámaras... No me apetecía hablar con él. Ni que me echase en cara lo que hacía por mi en el programa.
Milá: Según tú celebró en exceso la ida de Tatiana, y él decía que celebró la entrada de su suegra. Digo suegra porque ya te crees su romance, ¿no?
Ángel: Si, no, bueno, no sé...
Milá: Ha llegado una perosna muy importante. La llave de tu maletín la trae Iván Madrazo.
Ángel: ¡Qué chupa más guapa!
Milá: Qué elegante, qué bueno está.
Iván: Esta llave abre el maletín y aporta la ilusión de mucha gente que ha votado para que seas el ganador y por eso yo te doy la enhorabuena.
Milá: 78.5% es ese porcentaje. Le mandamos un saludo a Palomares, que se ha enganchado el dedo y se lo ha llevado.
Ángel: Muchas gracias.
Milá: Ahora vamos con ese clásico apagado de la casa, cada habitación se irá poco a poco quedando a oscuras...