Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carol: "No voy a permitir que esta tía me emborrone esta experiencia"

Carol no quiere volver a pasar por lo mismo otra vez. Consciente de que su repesca la sitúa en una situación complicada entre Arturo e Indhira, aunque sea de forma involuntaria, la muchacha ha manifestado su deseo de no interferir: "esta vez que me han dado la oportinidad, he venido a disfrutarlo a tope y no voy a permitir que esta tía me emborrone toda esta experiencia".
"España no me quiere", le comentó Indhira a Toscano cuando vio a su némesis aparecer por la puerta, repescada por los internautas. Parece que Gerardo tenía la antena puesta en ese momento, porque ahora se lo ha chivado todo a la propia Carol, que sentenció al enterarse: "Si al menos le ha servido para una pequeña lección de humildad el verme aquí me alegro".
Asímismo, Gerardo ha advertido a la comercial que mida muy mucho sus atenciones con Arturo porque "en cuanto tengo un detalle contigo va a saltar a su yugular o a la tuya". Ella quiere evitar esa confrontación, pero advierte: "si se tira a la mía que se prepare."
Indhira vs Carol
 Indhira quiere irse (se lo dice por activa y por pasiva a sus compañeros). Carol, en cambio, está loca por quedarse. ¿Qué ocurriría si estos dos titanes se enfrentaran frente a frente en la sala de expulsión. ¿Seguiría siendo la cántabra la favorita de la audiencia? ¿Realmente España apoya tanto a Indhira? Todas estas preguntas sin respuesta están en el aire y Ángel las materializa en la sala de confesiones. Piensa que la malagueña ha perdido la objetividad, piensa que se hace la mártir y la ve muy  prepotente "se siente tan fuerte que piensa que todos somos una mierda al lado suyo".  De enfrentarse las dos la noche de expulsiones, no se decanta por ninguna de las dos: "la cosa estaría jodida", reconoce.