Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gerardo y Carol se besan

Carol está siendo cortejada por Arturo y por Gerardo a la vez. Otra vez hay una historia de amor con tres protagonistas en la casa de Guadalix. Aunque en esta ocasión, se trata de dos hombres y una chica. Y Carol parece disfrutar bastante con la situación. Se besa con los dos, más con Gerardo, con quien llegó hasta un beso en la boca, y los dos bailan al son que ella toca.
Va de flor en flor. Primero es capaz de abrazarse con Arturo en la fiesta, darle algún beso y bailar con él, que después se pone a jugar con Ángel a golpearse con cojines y al final va a los brazos de Gerardo que se las arregla para besarla en la boca con una engañifa de lo más básico.
En la noche del domingo, sin embargo, le dio calabazas también a Gerardo que se quedó con dos palmos de narices. De hecho, se había agotado de invitar a Carol a hacer un viaje fuera del concurso para que descubra al verdadero Gerardo. Arturo, cuando se enteró de que Gerardo sufría porque la otra le había rechazado, se alegró mucho y así lo reconoció.
Problemas con la nominación de Arturo
Hasta ha conseguido que Arturo le perdone la nominación. Al principio de la semana estaba muy enfadado con ella, -"que no haya otra persona para darle puntos que yo", dijo-. Ángel tuvo que consolarla y le dijo que "con Arturo es con él o contra él". Y ella contestó que ya sabía lo que había y que contaba con que no estuviera igual con ella.
"Que no me quiera bien, pero que me quiera tan poco", se quejó después amargamente Arturo. A lo que ella respondió en el Confesionario "no soy tan jiji como parece". Pero el daño ya estaba hecho: "Carol me está poniendo de una mala leche. Que me las deje, pin pan, no".
Al final, cuando él se lo planteó a la cara directamente, la conclusión fue que no era para tanto. Carol dijo que si supiera que Saray le ha dado dos votos, se los hubiera dado a ella, pero que sólo le quedaba Arturo: "Si yo fuese perrilla me callo la boca, te doy un abracito y tal". Y él cayó otra vez en sus brazos: " Me encantas porque eres guapísima, tu corazón, lo buena que estás" me sirve tu explicación".