Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gerardo se sale al jardín por no escuchar los reproches de Ángel

No contento con despacharse a gusto en el confesionario con todos sus compañeros , con contento insultar a Gerardo en la cara, como cuando le dijo "el día que veas todos tus vídeos te vas a enterar, con esos pelos todo el día, esas posturas", Ángel ha menospreciado a Gerardo por el asunto de la prueba semanal. Unos pequeños detalles sobre la forma de ejecutar un plato bastaron para que Ángel se pusiera a despotricar y recriminarle.
Gerardo, que ya lleva varios meses en el concurso resistiendo nominaciones y sobreviviendo a las expulsiones y se ha ganado un lugar por derecho propio, no está para aguantar las neuras de nadie y le contestó tajantemente: "eres un pesado".
Entonces Ángel insistió, como quien no está contento con llevar razón y además necesita tomar algo más: "Yo soy un pesado y tú muy gracioso, contigo no se puede hablar". En ese momento, Gerardo escapó al jardín.
En el césped le esperaba Arturo, que se estaba riendo por las características de la discusión y consoló a Gerardo, quien se quejó: "Ángel es un tiquismiquis". Y explicó el porqué de su huida de la cocina: "No me voy a poner a discutir por un plato. Es lo que me faltaba. No voy aguantar chorradas. Paso de discutir por pijadas a estas alturas".
Ángel se acochina en tablas
El murmullo que llegaba desde el jardín alertó a Ángel, siempre atento a cualquier conversación que pueda desarrollarse a sus espaldas fuera de su control, y salió raudo al césped. Allí, reculó su postura inicial con Gerardo y trató de desdramatizar la situación: "no te estreses conmigo, no te mosquees por una gilipollez".
Gerardo le contó la verdad. Que se había ido al jardín por no discutir con él.
Prueba semanal: Para chuparse los dedos
Todos los problemas vienen de la prueba semanal gastronómica. Una misión de trabajar en dos equipos de cuatro personas cada uno. El equipo que no cocine ese día tendrá que pasar una prueba gastronómica que se servirá para acumular minutos que se utilizará el último día de prueba cuando tengan que cocinarse los ocho platos". Los concursantes, además, podrán ver cada día dos veces el vídeo de Julius cocinando los nuevos platos de ese día. Después, tendrán que cocinarlos ellos en el tiempo establecido. Cada día un equipo diferente cocinará dos platos en veintidós minutos.