Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gonzalo: "Cuando me dejó mi novia estuve 6 meses llorando como un tarado"

Gonzalo: "Cuando me dejó mi novia estuve 6 meses llorando como un tarado"EL ARGENTINO SUPERÓ LA RUPTURA VINIENDO A ESPAÑA
El argentino se ha confesado junto Siscu. Ambos han roto con sus novias recientemente y sienten que han pasado, como cuenta el saber popular, de hombres a gusanos. Un lance que cambió sus vidas; un lance que les llevó a GH.
Sabemos que el argentino es "egocéntrico y narcisista". Así figuró en su presentación en la primera gala de Gran Hermano. Ahora, además, hemos averiguado que también es orgulloso. Según sus propias palabras, cuando lo dejó con su novia tiró a la basura absolutamente todo lo que le había regalado. Incluido un anillo.
Fueron días muy duros para el de la Pampa, que le ha confesado a Siscu que estuvo ocho meses llorando sin parar. Sin salir de casa hasta que tocó fondo y actuó: "Decidí irme".
Gracias a ese paso ha terminado en Gran Hermano. Algo parecido al camino que ha recorrido Siscu, aunque menos traumático, pues él recordaba entre risas en su presentación que le había dejado la novia. Acto seguido, sus amigos le ataban a un árbol con cinta adhesiva.
A pajas no se puede aguantar
Otro tema de conversación entre estos dos hombres despechados fue el de un hombre que, por lo visto, se casó virgen a los 25 años. Gonzalo no se lo cree ni por asomo y replica: "un hombre a pajas hasta los 25 años no aguanta. Se lo pide el cuerpo".
Club de fumadores
Este tipo de confesiones son las habituales de un ambiente descargado de tensiones. El club de fumadores de Gran Hermano 11 ya se ha instituido. Antes de que Gonzalo abriera su corazón ante Siscu habían estado fuera fumando junto a Tatiana y Juan. Hablaban de masajes, de cómo les gusta que les toquen.
En tamaña tesitura, el argentino se encontró como en terapia y dejó que surgieran sus recueros más oscuros: el día en que le rompieron el corazón.