Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hans, expulsado de Gran Hermano 11

Hans, expulsado de Gran Hermano 11TRAS CONOCER SU EXPULSIÓN, HANS HA DISCUTIDO CON ÁNGEL
No ha servido ninguna estrategia. Hans, el gurú de los dimes y diretes, ha resultado expulsado en la gala 11. En una semana en la que los nominados no se han hecho públicos, con lo cual los días han transcurrido entre cruces de hipotéticos votos a unos o a otros, Hans se ha llevado la peor parte. Gerardo, Tatiana y Carolina resisten.
Ni siquiera su alianza con Toscano ha hecho posible evitar la expulsión. El madrileño y el almeriense han protagonizado, cual Quijote y Sancho, algunas de las conversaciones más maquiavélicas de las últimas ediciones del concurso. Su idilio comenzó cuando Hans pasó de la Casa Espía a la Casa 11, tras adivinar que sería Pilar quien haría las maletas hacia tierras gallegas.
Conocedor de todos los secretos
No en vano, durante muchas galas Hans fue el único concursante conocedor de todos los secretos de las personas que le rodeaban. Lis y Ángel liados sin estarlo, Ángela y Laura condenadas a hacer que no se conocían a pesar de estar casadas y Saray entrando a GH11 con su madre, la mencionada Pilarita.
Con todo, Hans guardaba para sí (sólo se lo ha confesado a Saray) otro gigantesco secreto: Su transexualidad. Fue su madre quien lo hizo público en las primeras galas, después de que los rumores se hiciesen notar a través de Internet. Hans deja detrás a Saray, Laura y Toscano como sus amigos más leales, aunque Toscano ya se ha ocupado de entablar conversaciones con Arturo, Indhira, Carolina y Tatiana, 'enemigos' hasta hace apenas 72 horas.
Encontronazo con Ángel
El programa tenía preparado para Hans una última sorpresa. Cuando, malhumorado tras conocer su expulsión, aguardaba instrucciones para salir de la sala, se ha encontrado de bruces con Ángel, ya de vuelta de Perú. El profesor de pilates le ha regalado un detalle que traía del viaje. Hans ha asentido sin darle mucha importancia y Milá los ha sentado unos minutos juntos.
Ángel afirmaba que "no es que se alegrase, pero tampoco no" y Hans descargaba: "Hay que ser más valiente, dime cara a cara que te alegras en vez de cacarear como una gallina. ¡Si te has ido a Perú gracias a mi!", sentenciaba. Ángel se limitaba a apostillar algo irrebatible: "Esto es un juego, si te lo tomas com algo personal es tu problema".