Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Indhira toca fondo: "Esto no hay dinero que lo pague"

Entre sollozos, Indhira ha dicho en el confesionario: "No puedo más, no soy tan fuerte, y mi madre cómo estará después de ver esto, esto no hay dinero que lo pague. Yo no puedo evitar mis sentimientos y no puedo evitar pasarlo mal. Y aunque me tire en una esquina llorando un mes, por mis cojones tengo que seguir aquí y nadie tiene que poder conmigo.
No sé dónde coño me voy a meter después de que todo el mundo haya visto lo gilipollas que soy. No sé la de días de ansiedad, la de llantina, las de días de tragarme los nudos y qué pasa, soy la María Magdalena aquí. Y digo que parezco tontita, pero soy inteligente, pero a lo mejor la apariencia no engaña y sí que soy así de gilipollas. Tengo unos sentimientos que no son correspondidos, a la otra persona no le importa el estar con otra delante de mí. Yo reconozco que si una tía está buena y se la puede tirar, se la tira. Tengo miedo de pensar en todo lo que he recorrido hasta aquí, volver a empezar. Ya sea con Nagore o Carol.
Esperar a que Arturo pida disculpas es una utopía. Le he tirado lasaña a la cara y le tendría que haber arrojado el plato entero".
El lasañazo
Porque la situación es insostenible. En la cocina Arturo la ha acusado de ser la única que le da disgustos. Ella le ha pedido que pase, pero él ha dicho que no puede. Sin embargo, Indhira le dijo que si entra Carol, él dejará de ser su amigo. Y el vasco hizo un sarcasmo: "A la amistad nuestra le queda poco".
Y con los comentarios punzantes en broma, Indhira soltó lo que pensaba: "Ya te estás saliendo con la tuya, mosquearte y así la semana que viene te follas a la otra". Entonces Arturo dijo: "prefería a Nagore, pero visto lo visto...". Lo que le costó el lasañazo en la cara al grito de "hijo de puta".
Arturo le echa la culpa a ella
Con el rostro manchado de comida, el vasco llegó a ciertas conclusiones. Los malos ratos que se ha llevado en la casa de Gran Hermano sólo se han debido a la relación que tiene con Indhira. Así se lo ha hecho saber, pero Indhira sabe bien lo que contesta:
"¿Qué malos ratos has pasado tú si siempre has pasado de todo y todo te da igual?"
Pero él cree que ella tiene algo en la cabeza "ridículo". Lo que ha hundido a Indhira. Ella se siente "gilipollas" escuchando esas palabras. Arturo, en cambio, en un alarde de lucidez, cree que es mejor que Carol no entre. Pero la malagueña teme que si entra Carol no tendrá una "convivencia digna". Y amenaza con que si entra Carol se iría.
La única solución sería mantener la distancia. Y como dice Indhira: "Ya en serio".
Tirada de tejos a Iván Madrazo
Por lo demás, el único momento agradable que ha tenido la malagueña ha sido el recuerdo de Iván Madrazo, ganador de GH10. Según ella, era muy atractivo. Algo que ha negado Tatiana, pero ella ha insistido con una sonrisa de oreja a oreja.