Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Julito y Mirentxu, como madre e hijo.

Mirentxu, que se ha desanimado bastante por la dureza de la última prueba semanal y hasta ha pensado en abandonar el programa, cuenta con el apoyo incondicional de su compañero Julito, que la ayuda en todo momento y la cuida para que no le falte de nada.
Julito se está comportando como un auténtico caballero. A pesar de estar conviviendo desde hace unos días con una modelo internacional, todas sus atenciones están dirigidas a su querida Mirentxu. La prueba semanal ha puesto bastante nerviosa a la donostiarra, a quien le cuesta andar con los zancos y subirse por troncos del pasillo, pero Julito la vigila en todo momento para ponérselo lo más fácil posible.
Le acerca los muebles, le presta su brazo, se encarga de la casa y le dice a su compañera que no se preocupe porque “todo va salir bien”. comentaba ayer ‘La yaya’ en el confesionario y lo cierto es que el canario está teniendo un comportamiento magnífico. Incluso, tonteando una noche con Liz, le pidió a la dominicana que bajase la voz para no despertar a Mirentxu. ¡Quién le ha visto y quién le ve!. “Julito me ayuda en todo”,
 “Julito, cómetelo todo”
Mirentxu también se comporta con su compañero como toda una mamá. Se preocupa mucho de que su compañero no pase frío cuando tiene que arreglar el jardín y le prepara leche caliente para que no se resfríe. , le dice Mirentxu al canario, que no se atreve ni a protestar. “Tómate le leche y haz el favor de comerte todas las galletas”
Entre los dos está surgiendo una amistad muy especial. Se besan y se abrazan constantemente y se demuestran todo el cariño que se tienen después de haber convivido intensamente durante más de un mes.