Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Laura a Melanie: "Te echaba un polvo que te hacía lesbiana"

Algo comienza a despertar dentro de Laura.telecinco.es
Un simple jugueteo con los pies entre Saray y Melanie ha resultado insoportable para Laura. No pudo más y puso los puntos sobre las ies diciéndole a la canaria lo mucho que le atrae. La mujer de Ángela tiene unos días especialmente cariñosos dentro de la casa excepto con una persona, con Gerardo.
Para Laura todas las mujeres son bisexuales. Lo ha venido observando con el paso del tiempo, especialmente analizando el comportamiento de las chicas en las discotecas. Además, está el ejemplo de Carolina, quien según Laura sería bisexual. Así se lo contó a Saray y Melanie mientras éstas jugaban con los pies hasta que estalló con un "Porque tengo mujer, que si no te echaba un polvo que te hacía lesbiana pero así“.
Poco antes habían estado piropeando a Melanie. "Cuerpazo, pelazo", son algunos de los adjetivos que la dedicaron hasta que apareció Arturo para decir que no tenía cabeza. Pero para la de Elche sólo hay una mujer, que se llama Ángela, y que la está esperando fuera de la casa. Nunca es mal momento para elogiarla: "tiene el mejor culo del mundo. Me sé hasta su diámetro. Lo tiene pequeñito pero respingón".
A Laura le gustaba Rebeca
Estos momentos de confesiones también sirvieron para recordar a Rebeca. Esta vez no era ni su extravagante carácter,  ni su muñeca el motivo de la conversación, sino su pecho. Según Laura: "Tenía dos buenos melones". Arturo, alerta al comentario, añadió su punto de vista: "No estaba mal, pero cuando abría la boca lo jodía todo".
Odio a Gerardo
Por lo demás, el tabaco está destrozando a Laura. Se queja, además, de que se lo estén quitando los indígenas. Y cree que la organización les debería dar más. Tal vez por la abstinencia la animadversión que Laura siente por Gerardo no haga más que crecer y crecer: "Es un asco de tío".