Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llegó el edredoning

Besitos, abrazos y un intento de beso en la boca que Tatiana frenó. Toscano intenta ganarse a la rusa pero esta, aunque confiesa sentirse atraída físicamente por el, explica que es "muy rara" en materia de relaciones. Ambos acordaron que era mejor conservar su amistad, sin embargo, las imágenes de ambos bajo las sábanas hablan por sí solas.
Indhira y Arturo no son los únicos que han tenido más que palabras dentro de la Casa 11 de Gran Hermano.Tatiana y Toscano han acercado posiciones, primero fue un casto beso en la mejilla, luego Toscazo se empleó en la oreja de la rusa hasta que consiguió llegar a su boca. Sin embargo, Taitana paró el beso a tiempo y Toscano retrocedió, "ahora no voy a castigarte con un beso más pero, cuando quieras..." y dejó de hablar.
Ahí no acabaron los arrumacos. Los concursantes seguían dándose besitos y abrazos ante la atenta mirada del resto de sus compañeros, aunque, ante ellos, decían ser tan sólo amigos.
Más tarde, Toscano decidió aclarar todas sus dudas, "Entonces, ¿En qué quedamos?", preguntaba entre risas, y Tatiana, titubeando, respondía: "Amigos, muy amigas, mejor amigos" y Toscano lo aceptó aunque no deja de luchar, "dame la mano, bueno un besito, un besito en la cara", aunque el beso en la cara casi acaba en los labios de nuevo.
Dudas aparentemente solucionadas: Son amigos. Pero una imagen vale más que mil palabras y estas nos muestras a dos personas bajo las sábanas y edredones de Gran Hermano. De ellas emerge la cara de Toscano (también la de Tatiana) quien le aconseja a la chica que no mire hacia las cámaras ¿Qué hacían bajo el refugio de las mantas?
Ya en el confesionario, Tatiana se mostraba como un mar de dudas. Físicamente, el chico le atrae, según ella, "Toscazo está muy, muy, muy, muy bien", pero hay algo que le echa para atrás, "soy muy rara en las relaciones", confesaba explicando que el acercamiento puede haberse producido debido a la situación de cercanía que viven en la casa "a lo mejor fuera no habría sucedido así".
No sólo le gusta físicamente, emocionalmente cree que "es más bueno que el pan, muy cariñoso" pero no es suficiente para que la rusa aclare sus dudas y concluye "prefiero tenerlo como amigo".