Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mercedes Milá: "El comportamiento de Siscu, lamentable"

Empezó Siscu bailando con Saray de forma muy pegajosa. La intentaba besar y le decía "¿Te molo?, ¿te molo? ¿no me puedes contestar?". Saray tuvo que retirarse cuidadosamente de la tarima donde estaban bailando y apartarse de él.
Más adelante, llevó su exaltación de la amistad hasta Gerardo. Le dijo que le caía muy bien, pero a la manera de los que llevan más alcohol en sangre del debido: "Gerardo, que me comes todo el nardo, te voy a decir la verdad, este chaval hasta hoy de puta madre".
Su siguiente víctima fue Tatiana. La frase, toda una declaración de amor para los anales de la poesía romántica: "Rubia, te voy a comer toda la alubia". Tatiana respondió rápidamente contrariada: "¿Por qué tengo que ser yo?". Pero él la besó.
A continuación, turno de Ángel y Arturo. Siscu trató de reconciliarlos. Hizo que se abrazasen. Arturo, a los pocos minutos, en el confesionario, dijo: "A Siscu es difícil aguantarle porque es muy eléctrico".
Eso debió pensar Pilar, ya que trataba de dormirse y Siscu cayó en su cama como un peso muerto. La madre de Saray intentaba dormir y tuvo que echarlo literalmente a patadas.
Después fue a por Carol. Le pidió que le besara. La sensación que le quedó a Carol se entiende mejor si se leen sus palabras: "Siscu me cansa, lo castigaría mirando a la pared ya". Y Tatiana: "Ha venido tan enérgetico de su casa rompiendo todos los putos vasos".
Gerardo le hace la cruz
Pero el que peor lo lleva es Gerardo. No entiende cómo Sicu no recogió los cristales de los vasos que rompió: "Así no se puede ir y menos aquí". Y Siscu se defendió: "Por qué aquí no, si es mi casa". Y Gerardo: "
Pero la responsabilidad de que yo me corte un pie, o Arturo".
La defensa de Siscu sólo pasaba por un argumento: "Y si a ti se te cae un vaso yendo normal y corriente".
Después, más tranquilo, Siscu mostró su lado más perverso, le dijo a Arturo que sólo se le habían caído dos vasos y que no eran para tanto. Que no había matado a nadie. Ángel trató de tranquilizarle: Esto no va a salir en la televisión, no van a sacar imágenes vergonzantes de Siscu.
Pero Gerardo ya le odiaba a muerte: "Es un gilipollas, un cerdo y no hay quien le aguante, no sé para que ha entrado para provocar a la gente, que le eche la audiencia el jueves".
Y Milá, que además arremetió contra su pelo dijo que la actuación de Siscu era, sencillamente, lamentable.