Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mirentxu y sus niños

Desde su paso por la Casa 1, Mirentxu se ha convertido en la mamá de Palomares y Julito. Juntos, han formado un trío inseparable en el que ellos la protegen y cuidan mientras ella las copiosas comidas que ellos echan tanto de menos.
Comencemos con uno de sus múltiples gestos de afecto
Julito: "Ven para acá Mirentxu un abrazo los tres"
Mirentxu: "¡Ayy compañeros!"
La donostiarra se confiesa feliz en el confesioanrio...
Mirentxu: "Son mis dos niños, Julio y Javi. Ellos son los más... es que no me dejan ni abrir la boca porque están a quererme complacer en todo, me ayudan... me encuentro muy protegida con ellos. Con todos muy bien, pero con ellos dos en especial.
En el jacuzzi...
Mirentxu: "Sí pero aquí muy bueno pero yo no me quiero mojar el pelo"
Orlando, Julito y Carlos F. Le enseñan a jugar al balonceso... luego ella recoge.
En el confesionario...
Mirentxu: "Han pasado mucha hambre. Así que yo con lo poco que sé, cuatro historias de comidas caseras están como locos porque como les hago en cantidad, siempre con la tripa llena la cosa es más alegre".
Aunque algunos siguen quejándose de sus manías...
Carlos F.: "Sigue mandando"
Almudena: "Son manías y tonterías, eso no hay que tenérselo en cuenta".
Javier Palomares y Julio insisten en ser su sombra. Son sus pinches de cocina, sus ayudantes en la limpieza... y ella intenta que sea el resto el que trabaje.
La actividad de Mirentxu en la casa no tiene descanso: hace su cama, lava, tiende la ropa, cocina... pero todavía hay cosas que le asustan.
Orlando: "Ayer salió un sapo allí (...) te vamos a dar una espada y un escudo".
En el confesionario...
Mirentxu: "Estoy muy contenta muy contenta aquí y sobre todo que ya estoy expuesta a las nominaciones (...) Ahora no me quiero ir"
¡Y tiene 70 años!