Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueva bronca entre Iván y Ana

El ambiente dentro de la casa de 'Gran Hermano 1' es peor cada día. Iván y Ana han sido los protagonistas de la última bronca, una pelea en la que se han tirado a la cara todos los trapos sucios de la convivencia. La vida en comunidad se complica por segundos y pocos son los días que se respira paz en el aire de Guadalix de la Sierra.
La historia de siempre se repite una vez más: . Cualquier motivo les parece bueno para elevar la voz y reprocharse todo tipo de cosas. Ninguno está dispuesto a dar su brazo a torcer y el estado de alerta máxima se está convirtiendo en el habitual dentro de la casa 1 de 'Gran Hermano'. El 'clan Mirentxu' y los 'Ivanistas' se enzarzan en una nueva discusión
La última bronca ha estado protagonizada por Iván y Ana , ya habituales en este tipo de contiendas. La discusión versaba sobre lo de siempre. Iván, duro, con un punto vacilón pero argumentativo, acusaba a Ana de malmeter entre sus compañeros, de faltar al respeto y de inventarse cosas. El joven, que parece haberse preparado bien el ataque, pone ejemplos de todas sus afirmaciones. Pero Ana le interrumpe constantemente, elevando la voz y consiguiendo sacarle de quicio. La granadina o tiene mucho que argumentar al respecto y parece que el buen ataque de su rival no le permiten defenderse como a ella le gustaría. Su táctica consiste en desviar la conversación del tema introduciendo elementos ajenos a la discusión, como los motivos por los que entró en la casa o las 'dos caras' de Eva. Pero Ana se da cuenta de que esta batalla la tiene perdida, por lo que decide irse y dejar al empresario con la palabra en la boca.
Los testigos de la discusión, Gisela, Li, Julito, Loli, Almudena y Raquel no se atrevieron a decir casi nada. El único que intentó mediar en la pelea fue Palomares, que una vez más trató de poner paz, eso sí, sin éxito. Con la salida de Ana la calma regresó al salón. Iván intentó quitarle hierro al asunto y comenzó a bromear con Li: "No te preocupes, aquí primero discutimos y luego nos ponemos a tomar chatos de vino". La joven le rió la gracia sin muchas ganas pero rápidamente corrió a reunirse con su 'grupo' dejando solos a los 'Ivanistas'.
Iván, desahogándose en el confesionario ha dicho que Ana parece ser una persona bastante desequilibrada. " Yo no sé si Ana está estable porque cuando se levanta de la cama, al que se cruza por el pasillo, se la monta y luego te abraza como si nada. Entonces pienso, esta mujer o está de atar o no entiendo".
Loli sigue muy dolida con Ana y no puede parar de darle vueltas a la cabeza. " Yo solamente salto cuando no me dejan hablar y cuando me faltan al respeto. Además, Ana es muy rápida pensando al discutir", se queja la joven. Iván y Loli comentan que: "Ana está siempre pendiente de las cámaras, está haciendo un papel. Después de una bronca, Ana sigue y sigue comentándola, siempre pendiente de las cámaras, con la intención de que parezca que ella no es culpable".
 
Loli hace recuento de las 3 discusiones que ha tenido con Ana en 16 días. La primera en la cinta que "le pilló desprevenida". La segunda, en la mesa, dónde Ana le acusó de "mirarla con cara de asesina" y la tercera, porque "me mandó a la mierda". Parece que a la rubia le preocupa aparecer ante el público como la más polémica de la casa.