Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pilar, expulsada por la audiencia de GH11

La carambola de la Gala 3 ha sido doble. Pilar ha tenido que elegir entre Lis y Hans, los dos ocupantes de la Casa Espía que habían vaticinado que ella sería la expulsada esta semana. Lo ha echado a suertes y el resultado ha sido favorable a Hans, el transexual madrileño de 41 años.
Las cosas quedan así. Pilar a su casa gallega. Gonzalo fulminantemente expulsado. Ángela también (pero con más calma), porque Lis descubrió que ella y Laura eran pareja (lo que ha provocado el cabreo de Laura con Lis, "por falsa"). Hans directo a la Casa 11, disimulando su conocimiento profundo del entorno.
El momento de la expulsión
Pilar han recibido deportivamente el veredicto de la audiencia de boca de Mercedes Milá: "No quiero emocionarme, de lo malo siempre hay que llevarse algo bueno. Cuida por mi a Rebeca. Estoy nerviosa, fíjate", le decía a Indhira.
 
La mitad malagueña mitad india aguardaba la noticia de Milá con los ojos cerrados, respiraba aliviada tras saberse aún dentro (deseosa de volver a la vera de su amado Arturo), se abrazaba a Pilar después. "La cuidaré, no te preocupes", respondía.
El encuentro con su hija
Mientras todo esto pasaba, Saray lloraba viendo las pantallas de la Casa Espía. Al poco se reencontraría con ella. Rozando el histerismo, ambas se fundieron en un abrazo y en un baile coreografiado que decía: "Que guapa que soy, que tipo que tengo...".
"No me importa mucho irme, para convivir con gente que me está haciendo daño, mejor vuelvo a casa. Emocionalmente soy fuerte, pero ya vale. Lo del tabaco (de Gonzalo) no me vale", explicaba después a su hija, que llevaba los mismos zapatos.