Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Primer capítulo del libro de Gerardo

"Llega mi primer día de clase (11 años) en el colegio Liceo Taurino y me doy cuenta de que en clase hay diferencias. Unas personas llevan falda, pelo largo y me atraen; otras son como yo y no me llaman la atención. Me refiero a una atracción hacia la manera de comportarse y a unos gustos que son totalmente diferentes a los míos. ¡SON CHICAS!Forman sus grupitos, son mayoría y tienen disputas entre ellas.
A los chicos lo único que nos preocupaba era ver quién era el capitán del equipo y si era mejor el Atleti o el Madrid. Entre clase y clase, partidos y partidos, íbamos creciendo.
La atracción hacia las chicas era compartida por mis compañeros, a todos nos gustaba la misma, primero María, luego Susana, luego Estefanía, Roxana...La atracción nunca era por motivos sexuales si no por cualidades especiales que veíamos en esa chica (inteligencia, personalidad, alegría, simpatía y belleza). En los grupitos de las chicas se intuía que pasaba lo mismo. Esto provocó que existiese una rivalidad entre los chicos para ser el más atractivo y conseguir ser el líder del grupo, era muy importante ser el capitán del equipo de fútbol, significaba tener más puntos de cara a la clase.
Mantuve una dura pugna con Enrique (gracias a Paco, Eduardo, Víctor, Gerardo, Mario, Alfonso, Juan...) con vuestros votos lo conseguí, ¡era el capitán del equipo!, eso de cara a las chicas era fantástico, la que yo decidiese era la chica de moda.
Los cursos iban pasando y cada vez la atracción por las chicas era mayor. Recuerdi cómo nos asomábamos por los cristales de las clases y veíamos a las chicas de cursos superiores corriendo en la piesta de atletismo, tenías dos bultos superiores que a medida que eran mayores se hacían más tractivos, botaban más y eran más grandes, eran ¡TETAS!. Las que las tenían grandes se avergonzaban (no sabían lo que iban a conseguir cuando se hiciesen mayores gracias a sus soberbias tetas) e intentaban disimularlo, pero a los chicos esos bultos nos atraían de forma especial, gracias a ellos EVA fue la chica de moda durante casi todo el curso. Tenía unas tetas de impresión".