Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prueba semanal ¡no superada!

Los habitantes de la casa 10 de 'Gran Hermano' no han conseguido superar la prueba de '¡Ni un pie en el suelo!'. Para desplazarse de un sitio a otro de la casa y el jardín tenían que utilizar los muebles sin cometer más de 10 fallos, los cuales se han convertido en 31. La noticia ha sentado como un jarro de agua fría entre los concursantes.
Los concursantes de la casa 10 de 'Gran Hermano'no han conseguido superar la prueba de esta semana. Para ellos, tener que pasarse el día sin tocar el suelo con los pies se ha convertido en un auténtico infierno, porque mantener el equilibrio sobre zancos y patinetes no les ha resultado nada llevadero. El programa decidió concederles un margen de 10 fallos, los cuales han superado con creces. "Habéis cometido 31 errores", les comunicaba el Súper a los incrédulos sapirantes al premio.
"Nos conformamos con el 50% del presupuesto",  comentaban al unísono para intentar conseguir algo de dinero. Pero las bases de la prueba semanal estaban muy claras y para el jurado "pasarse en más de 20 fallos supone no haberse tomado la prueba demasiado en serio". Sea como sea, los inquilinos no podrán hacer la compra esta semana y tendrán que sobrevivir con la comida que les quede de la semana anterior. "Podemos comer un día y al día siguiente no", ha propuesto Almudena. Casi todos se lo han tomado con humor, y Chiqui se ha apresurado a pedir "otro reto con el que conseguir un jamón".
"Esta prueba estaba hecha para que palmásemos"
Carlos F no se ha tomado demasiado bien la derrota. El concursante cree que la prueba era demasiado complicada. "Era imposible de superar aunque pudiésemos volar", se quejaba ante la atenta mirada de las chicas. Después de muchas quejas y de planearse cómo iba a ser la dieta a la que tendrían que ajustarse durante los próximos siete días, el marido de Gema ha sacado su propia conclusión: "la semana que viene tenemos que ponernos las pilas y si hay que andar por el techo, pues andamos".