Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rebeca: "Vibradores no necesito... ya tengo mis manos"

Se quejó Arturo que Siscu hacía demasiadas preguntas, pero el vasco ha sometido a todo un tercer grado a Rebeca. Primero confiesa ante Siscu que está "rebuena", pero que le da "miedo" el rollo que tiene. Le da la impresión de que es "un poco niña" y cae en la cuenta de que "coño, que tiene 28 años".
Pese al miedo, Arturo pasó a la acción. Se acercó a Rebeca y le dijo: "Si vas bien con tu muñeca y tu consolador, por mi bien". La 'amiga' de Rosita contestó sin vergüenza ninguna: "Consoladores no tengo... me basto con mis manos".
Más adelante, el ex militar insistió en el tema de los vibradores. Rebeca volvió a responder: "Tengo un vibrador pero no lo uso".
"La gente va a pensar que eres gilipollas"
Por otro lado, Rebeca no puede quejarse tampoco si a los concursantes y los telespectadores les irrita que hable con una muñeca. Ya se lo dijo su abuela: "No te lleves la muñeca que van a pensar que eres gilipollas". Pero ella insistió. Es más, cree que va a triunfar su muñeca.
"Rosita sólo hay una, si sacan muchas Rositas, eso es que ha triunfado y yo me enorgullezco".
La liposucción de Rosita
Y la cosa no queda aquí. Cada vez que Rebeca habla y desnuda su alma, se conocen detalles a cada cual más extravagante sobre su vida. Una de sus últimas confesiones es que le hizo una liposucción a su muñeca por 90 euros: "dije venga, te voy a poner guapa".
Lo que no sabemos es qué opinará su marido, un gato. Rosita está casada con él y duermen las tres juntas. Una cosa un tanto incómoda porque, según ha confesado, lo hacen en una cama de 90.
"Bailo con chicos gordos, feos y con gafas de culo de botella"
Por último, en una charla con Indhira, Rebeca ha reconocido que cuando sale no le importan los chicos guapos:
"Bailo con los gordos, feos y con gafas de culo de botella. Pero porque son los que mejores bailan y yo me lo paso pipa. Que es lo único que quiero. Los guapos no saben bailar, son tan guapos que no necesitan saber bailar.
Y no basta con bailar bien, ojo: "Un chico, si ve a Rosita como una simple muñeca pienso, qué insensible es".