Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saray pide a Arturo que le toque las tetas porque le duelen de lo "grandes y duras" que están

Tras comprobar lo firmes y elevadas que se encontraban, Saray le pidió a Laura que acariciase sus pechos para cerciorarse. Algo a lo que la mujer de Ángela accedió sin dudarlo. Ahora le ha tocado al otro Don Juan de la casa, a Arturo, que se las ha tocado porque a Saray le dolían de lo "grandes y duras" que se están poniendo.

 

La cosa es sencilla. A Saray le volvieron a doler los pechos y le pidió a Arturo y Laura que se las tocasen. Arturo contestó que a su juicio "parecen de silicona". Saray, replicó entonces que lo que más le preocupaba era "lo duras" que se están poniendo, más que "grandes".
Acto seguido, Saray le pidió también a Arturo que se fijase en "los melones" que tiene su madre: "Mira, Arturo, busca, compara y si encuentras algo mejor, cómpralo". La respuesta de Arturo en este caso no se hizo esperar y fue fiel a lo que también se espera de él: "y si encuentro algo mejor, meto la polla en medio". Esto debió animar a Saray porque siguió con la copla: "Mi madre no te hace una cubana te hace…"
Saray, nostalgia de cuando era delgada
A continuación, . Arturo estuvo de acuerdo. Es cierto que estaba más delgada, pero, en sus palabras: "cara de 'potolo' siempre has tenido". Saray le enseñó fotografías a Arturo para que comprobase que en un tiempo pretérito estaba más delgada
Lo gracioso es que tras añorar su antigua línea, Saray se puso a comer galletas con Nocilla tumbada en la cama. Minutos antes, había asegurado que ella estaba engordando dentro de Gran Hermano por culpa de su metabolismo.
"Cualquiera le echa un polvo"
Sin embargo, a Arturo más que la línea de Saray, tan apetecible está más o menos delgada piensa como cualquier persona en su sano juicio, lo que no le termina de casar son otros aspectos de la personalidad de la ex Mama Chicho. Se trata de que no sea capaz de terminar las tareas que emprende. La última vez, a la hora de fregar los platos: "deja todo a medias ¡cualquiera le echa un polvo!"
Y sobre sexo terminó el encuentro entre estos dos concursantes, cada día mejor allegados y que ya barajan la posibilidad de irse a vivir juntos tras su paso por Gran Hermano. Discutiendo si es mejor tener relaciones sexuales en verano o en invierno, Arturo avisó de lo mucho que iba a "mazar" mujeres cuando viviera en su apartamento de Madrid. Y que las compañeras de piso, a base de escucharle devorar mujeres, tendrán   
Para Pilar, "Arturo folla distinto a los demás". Saray subraya: "Tiene pinta de follarín". Y quien no iba a dejar de estar de acuerdo es Arturo: "llevo 18 años tratando de perfeccionar todo lo que puedo".
  "ganas de pito".