Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saray a Gerardo: "Quiero galletas"

Lo de Saray con la comida ya no tiene nombre. La joven, que ha engordado unos cuantos kilos desde que entró en la casa de Guadalix de la Sierra, se acuerda de la comida a todas horas. Después de ducharse, á la hora de hacer la prueba semanal... y ahora, para sorpresa de todos los mortales, la gallega necesita galletas en pleno calentón con su chico.
¿Quién dijo que convivir en una casa con tu suegra era una misión casi imposible? , que no sólo vive bajo el mismo techo que la madre de su chica sino que también duerme junto a ella, parece estar encantado de pasar las 24 horas del día junto a ella. Ambos están disfrutando de estos días, y , que tiene la suerte de estar compartiendo esta experiencia con su madre y con su chico, se siente "la persona más afortunada del mundo". Gerardo Saray
Los tres concursantes se compenetran a las mil maravillas, y la suegra, que está encantada con su nuevo yerno, no se mete en la relación de la pareja. lo que ellos hacen, y ni siquiera se escandaliza cuando ellos dan rienda suelta a su amor en la cama de al lado. Pilarita ve con buenos ojos todo
Saray, la hambrienta
Si hay algo que ocupa la mente de la gallega todo el día eso es la comida, especialmente el dulce. Desde que llegó a la casa de Guadalix de la Sierra, hemos visto a Saray disfrutar de galletas en incontables ocasiones. Galletas con leche, solas, con 'Nocilla'... Cualquier momento es bueno para disfrutar de un pequeño tentempié. Pero lo de la rubia está llegando demasiado lejos. Su último ataque de hambre ha tenido lugar en un momento poco oportuno, mientras que la joven disfrutaba con su pareja de una romántica y tórrida velada bajo las sábanas de su cama. "Quiero galletas", esta es la frase con la que Saray terminó con el íntimo momento que estaban viviendo.
Confesiones a medianoche
Saray y Gerardo están viviendo un momento muy dulce. La pareja, que ha pasado casi de no soportarse a ser un poquito empalagosa, no se separan ni un segundo, se van besando por todos los rincones y se declaron su amor a los cuatro vientos. Sus conversaciones son cada día más profundas y aprovechan la oscuridad de la noche para decirse lo enamorados que están:
Gerardo : "Tengo un ligue que es finalista de 'Gran Hermano 11'.. y su madre también"
Saray : ¿Tú me amas? ¿Cuánto?
Gerardo : "Ni lo sé. Cada segundo que pasa más"
Saray : "La respuesta es: infinito. Y yo ¿cómo estoy? Hata las trancas