Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siscu se harta de las órdenes de Nagore

La vasca se toma muy a pecho la autoridad en la cocina. Todavía se escuchaban los ecos de su bronca a Toscano por haber metido una rebanada de pan en el tostador con mantequilla untada, cuando ha arremetido contra Siscu por rascar pollo de una bandeja del horno.
Es un secreto a voces que se odian . Entre otras cosas, porque Nagore lo dejó claro en el confesionario. Concretamente, dijo que Siscu no la aportaba nada. En un pequeño encontronazo en la cocina, la tensión ha estallado.
Estaba Nagore sirviendo la comida que acababa de hacer y le dijo a Siscu que no rascara la parte que estaba pegada, que sabría a quemado. Él se negó:
Nagore N: ¿Siscu, no puedes callarte nunca?
 
N:
 
S:
 
S:
:  No raspes que sabe a quemado
 
Siscu: No, no sabe a quemado.
 
 
S: No me calientes la cabeza
Niñato
Tú sí que eres una niñata
 
N: Venga, venga contestando... yo cuando no sé, me callo. Y digo, ah perdón: tienes razón.
Y tú tienes que decir todo: esto aquí, esto allá. 
 
N: Venga, lo que tú digas.
 
Después de intercambio dialéctico, Nagore se fue diciendo "¡23!" y Siscu trató de explicarse con Juan, quien en un alarde de actitud 'Ni una mala palabra, ni un buen gesto' le dijo que no iba a meterse en una disputa ajena para, un rato después, echarle en cara que siguiera hablando mal de Nagore cuando no estaba ell: "Estás yendo demasiado de listo".
Siscu , entonces, acertó por una vez al contestar: "¿No decías que si la cosa no iba contigo no te ibas a meter?".