Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vuelve a emocionarte con Gran Hermano 11

Llanto: Efusión de lágrimas acompañada frecuentemente de lamentos y sollozos. Dicen que Gran Hermano es un programa frívolo pero los fans pata negra del concurso saben que no. Que los concursantes atraviesan bajones insoportables y que sus penas, como las alegrías o los enamoramientos súbitos que se dan en Guadalix, se magnifican.
Este año empezaron llorando los llamados 'oscuros'. Los malos, los que hicieron piña para echar a los demás sin bajar ni una sola vez al barro de la sala de expulsiones a la que van a purgar los nominados. Se creyeron tan poderosos que su líder, Gonzalo, se creyó con derecho a amenazar a Pilar a gritos. Fue convenientemente expulsado y . Melanie y Nagore, sus dos mayores apoyos, lloraron la pérdida
Hasta Rebeca, la que pasó de un grupo a otro por arte de birlibirloque y eso le costó una expulsión contante y sonante como la de Nagore, también lloró . Cosa que hizo, para poco asombro del respetable. amargamente cuando entendió que 'los buenos' la trataban como si quisiera irse con los malos
Las lágrimas del amor
Más amargas, sin embargo, fueron las lágrimas de Laura. No fue capaz de hacer creer a los habitantes de la Casa Espía que Ángela no era su mujer y eso le costó la expulsión a su pareja. Tras expulsar toda su ira encarándose con Lis, que se vio obligada a abandonar el programa por la puerta de atrás por miedo a que nadie la hablase tras el incidente, Laura . Se había quedado sola. se derrumbó literalmente hecha un mar de sollozos y pucheros
No tanto, eso sí, como sola se quedó Tatiana. Tras ver cómo todos sus compañeros del 'Grupo Oscuro' desaparecieron fulminados por el público soberano, hastasu Toscano querido le daba la espalda. En el confesionario,. Como una niña, tenía miedo de la soledad. Sin más, sin aspirar más que a una pandilla de amigos. el plañir más sincero del año
Monólogo lacrimal de Indhira
Mas con todo, el hito emocional de Gran Hermano 11 y puede que de muchas ediciones anteriores lo marcó Indhira. La que fue novia de España con Arturo, pasó a ser la despechada de Europa y parte del extranjero desde que apareció Carol.
Los ataques de ansiedad, derrumbamientos de ánimo y su reptar por las profundidades abisales del dolor, marcaron un antes y un después en el concurso. Hasta su Arturo, macho castigador, que mostró claras preferencias por la 'otra', la que llegó después, no y ocultas tras unas pertinentes gafas oscuras por su puesto, tras la salida de Indhira. pudo evitar derramar unas pequeñas gotas de pena,
Es lo que deja, y está por dejar, esta edición de Gran Hermano. El concurso que más y más diversas emociones humanas ofrece a un público que no tiene miedo de sentir, empalizar y escuchar a su propio corazón con los 'hermanitos'. Feliz Navidad.