Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'El balancín'

Esta semana los chicos estarán ante un balancín de seis metros de largo, una plataforma oscilante sobre la que tendrán que mantener el equilibrio durante cinco días. Lo harán de cuatro en cuatro, nueve horas al día, dos en cada extremo, realizando arriesgados cruces de lado a lado y complicados relevos. Superar la prueba dependerá de su habilidad para impedir que los extremos de la plataforma toquen el suelo.
El balancín consta de dos partes o extremos. Cada lado se corresponde con dos áreas de color, una roja y otra azul. La parte central del ojo de GH es el eje de la plataforma.  En cada área tendrá que haber siempre uno de ellos subido. Y sólo podrán traspasar las áreas de color para hacer los relevos.
Los  relevos los marcará la organización, con una señal acústica que durará los cinco minutos que tienen para hacer el relevo. Tendrán que estar muy atentos porque los cambios pueden ser en cualquier momento. Si se pasan del tiempo, será un error de prueba.
Cada 15 minutos les tocará realizar un cruce: tendrán dos minutos para que dos de ellos se crucen por el centro de la plataforma hasta llegar a la zona de color del otro lado. Los otros dos, mientras, se mantendrán en su zona. Pasados otros 15 minutos, se cruzarán los otros dos. Por lo tanto, tendrán dos minutos para los cruces, y cinco para los relevos.
Los fallos de prueba serán los siguientes:
.Tardar más de dos minutos en realizar cualquier cruce o más de cinco en realizar los relevos: un fallo por cada 30 segundos de persona-retraso
.Pisar la zona negra del centro de la plataforma fuera de los dos minutos de cruce o de relevo. Un fallo por cada pisotón
.Por cada uno que no cumpla sus dos subidas diarias
.Les deseamos toda la suerte del mundo y, sobretodo, mucho equilibrio