Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La casa 10 contra Iván

Iván ha vuelto a convertirse en el protagonista de una gran bronca. El modelo llegó de la casa 1 como uno de los concursantes más polémicos del concurso, pero tras su llegada a la casa 10 las cosas tampoco han mejorado demasiado. La falta de tabaco y su poca colaboración a la hora de desempeñar las tareas domésticas le han puesto en el punto de mira de sus compañeros, especialmente de Carlos H, con el que mantiene una relación poco cordial.
El ambiente dentro de la casa de 'Gran Hermano 10' empeora por momentos. El reencuentro entre Iván y Carlos H ha provocado una verdadera crisis entre los concursantes. Los dos quieren hacerse con el poder y conseguir el apoyo de los demás inquilinos, un reto difílir de llevar a cabo sin que salten chispas. La mala relación que mantenían fuera del concurso no ha mejorado una vez dentro de este, y de seguir así las cosas la convivencia puede pasar a ser prácticamente insoportable. Pero Carlos no es el único que choca con Iván. Las costumbres del joven no gustan demasiado en la casa, no sabemos si por la influencia que ha podido tener el empresario entre sus compañeros o porque verdaderamente Iván logra sacarles de quicio.
El tabaco ha sido el protagonista de la gran pelea. Iván llegó sin cigarrillos a su nuevo domicilio, problema que ha solventado gracias a la colaboración del matrimonio formado por Carlos F y Gema. Pero la semana se ha terminado y la compra vuelve. Iván quiere comprarse dos paquetes de cigarrillos ya que "prefiere fumar y quedarse sin comer". Orlando pensó que había encontrado la solución al problema: "que cada uno se quede con cinco euros del presupuesto para sus caprichos", idea que Iván encuentró estupenda.
La solución no fue bien acogida en la casa y todo el mundo le echó las culpas a Iván de lo sucedido. "A Orlando le ha comido la cabeza para que nos diga que la idea ha sido suya, pero llevo dos semanas con él y sé que es mentira", le aseguraba Carlos H a Gema. Orlando, que se sentía culpable por todo lo que estaba sucediendo, no se lo pensó ni un minuto a la hora de entrar en el confesionario. "Me siento mal porque todo esto ha sido idea mía", comenta el feriante.
No sabemos si todo esto habrá sido una maniobra de Carlos H o un malentendido, pero lo cierto es que Iván ha salido mal parado. Las cosas se arreglaron cuando Gema decidió ofrecerle tabaco e intentar olvidar lo ocurrido. "Iván, ¿te apetece un cigarro?, se ofrecía la catalana.
Iván: "Pues te lo agradezco un montón"
Gema: "Iván, si esta semana quieres comprar dos paquetes de tabaco, nio hay ningún problema"
Iván: "Hombre, yo lo digo porque os debo tabaco y como no compre voy a estar en las mismas"
Gema: "Lo raro ha sido eso de los cinco euros"
Iván: "Yo no he dicho nada de eso. Vino Carlos y dijo no sé qué"
Pero el tabaco no ha sido el único punto en contra de Iván. La forma que tiene el joven de entregarse a las tareas diarias tampoco gusta demasiado entre sus compañeros, que le acusan de ser un vago. "Aquí no puede haber ningún aristócrata. Todo el mundo a currar por igual", se quejaba Carlos H, al que todo lo que hace su compañero le parece mal. Pero el empresario no es el único que ve con malos ojos la holgazanería del modelo, Gema y su marido también están cansados de recoger todo lo que se deja a su paso. "Le tenemos que recoger hasta las toallas. Duerme durante todo el día y después vive de noche".
El colmo llegó cuando la dirección del concurso les informó de la resolución de la prueba: "la prueba no ha sido superada". La noticia fue recibida como una jarrrón de agua fría, y más aun cuando les comunicaron que los dos fallos los había cometido la misma persona, Iván. Carlos H se mostró iracundo al recibir la noticia, no podía asimilar que la despensa no se llenase por la culpa de su gran enemigo.