Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La casa 11 ya está dividida en dos bandos

Se acabó la paz. Después de las primeras bromas, los brindis en el jacuzzi, las charlas nocturnas y los besitos de buenas noches, los concursantes han empezado a pelerase a corazón abierto dividiéndose en dos grupos diferenciados y muy poco equilibrados: uno de ellos liderado por Gonzalo, a quienes se han unido la mayoría de sus compañeros; el otro, el de los inadaptados.
Gonzalo ya nos lo advirtió desde el primer día: "Soy egocéntrico, narcisita y caigo muy mal a la gente"; y este carácter tan fuerte unido al de sus otros compañeros, que tienen el mismo genio que él, ha hecho que en la casa 11 se haya creado un grupo unificado en el que la 'mala leche' es el denominador común y que está formado por el propio Gonzalo como líder, Nagore, Melanie, Juan, Tatiana, Siscu y Toscano.
¿Cómo se formó el grupo fuerte de GH11?
En los primeros días de convivencia pudimos observar cómo dentro del conjunto de los concursantes iban formándose pequeños mini-grupos: Nagore y Melanie, los 'pivones' de la casa, hicieron muy buenas migas desde el principio, hasta el punto de no verlas separadas en ningún momento, ni siquiera a la hora de irse a la cama. Tatiana y Toscano congeniaron enseguida y lo que empezó siendo una bonita amistad parece que, con el devenir de la convivencia, podría llegar a convertirse en la primera historia de amor de esta edición de 'Gran Hermano': de las cosquillas pasaron a las caricias, de ahí a los masajes y ya ¡hasta han dormido juntos!.
Los 'machos' de la casa : Gonzalo, Juan, Sicu y Toscano también han encajado bien, siendo Arturo el único que se ha desbancado de esta unión. Pero si hay algo que se repite en todos los miembros de este grupo es su 'odio' hacia Pilar, la ama de casa gallega a quien todos consideran una "víctima total y una persona muy cargante que se pasa el día quejándose por todo". Tampoco se llevan demasido bien con Indhira, a la que ya hemos visto llorar agazapada en unas cuantas ocasiones. La malagueña se peleó con Siscu y con Tatiana (a la que llamó 'guarrilla') y eso hizo que la mayoría de sus compañeros se pusieran en su contra y fuera nominada en masa junto con su amiga Pilar.
El único que parece estar empezando a tener algún tipo de remordimiento es Siscu, que pide a sus comnpañeros que comprendan un poco más a Indhira y a Rebeca. Para Gonzalo el catalán es un pelota y Melanie lo tiene claro: "Si hay que nominar a alguien, prefiero que sea a él".
Segundo grupo: Los marginados
Indhira, Rebeca y Pilar han visto desde fuera cómo se formaba el núcleo fuerte de la casa, quedando ellas excluídas de la convivencia general. Los concursantes dejaron de acercarse a Rebeca cuando se dieron cuenta de la estrecha ( y rara) amistad que ésta mantiene con su muñeca Rosita e Indhira y Pilar han ido teniendo pequeños roces con sus 
compañeros, que cada vez son más frecuentes e intensos. A Pilar no le ha sentado nada bien su nominación y ha decido enfrentarse a 'los malos' sin ningún tipo de tapujos. Cada día que pasa se lleva peor con Gonzalo, de quien ha dicho"que es un zorro muy listo" y todo esto ocurre mientras su hija Saray observa impotente cómo sufre su madre detrás del cristal.
Arturo , que quiere tener un lío con Indhira (pero ella no se deja) se ha unido definitivamente a este grupo minoritario porque cree que los otros con "una manada de falsos". El vasco ha dicho abiertamente que se ha dado cuenta "con que tipo de gente vive" y tiene muy claro que "se ríe de todos ellos". No soporta que Nagore le diga cuánto tiene que comer al día porque él no vigila la comida de nadie y cree que le hacen la pelota a Toscano "sólo porque está invalido".
No dormir, la gota que colma el vaso
Las diferencias entre los dos bandos se han hecho más evidentes cuando ha empezado a surgir el gran drama de todos los años: unos quieren dormir y otros no. Idhira és la que peor lo lleva; dice que "está desquiciada y que no puede más, que se quiere ir a su casa". Tatiana, que es pequeñita pero matona, le ha dicho que ella ya no piensa tener más cuidado y que si la mayoría de los concursantes no tienen suñeo "pues que se aguante" y que se ponga un cojín en la cara, como le ha aconsejado Nagore.
Cuando Arturo se ha quejado también por la falta de sueño todos han empezado a criticar su actitud.Pilar ha salido en su defensa diciéndoles a todos que "no tienen sentimientos y que son una manada de lobos".
El pacto entre los fuertes
Con Pilar e Indhira como las nominadas de esta semana, Gonzalo y sus secuaces hacen las primeras cábalas sobre las próximas nominaciones. Tienen claro que se los va ir quitando de encima uno a uno y calculan quien puede salir con quien. Según Juan, si consiguen desacerse de 'sus enemigos', la casa se va a a quedar "como una balsa de aceite", aunque para algunos, pronto empezarán a probar entre ellos su propio veneno.