Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los guisantes, protagonistas de un nuevo enfrentamiento en la casa

La concivencia en la casa de Guadalix de la Sierra está pasando por uno de sus peores momentos. La llegada de nuevos concursantes ha provocado la furia de los veteranos, que han visto invadida 'su casa' en los últimos días.
La comida sino la competencia que se ha creado entre los concursantes más antiguos y los últimos en llegar ha vuelto a ser protagonista de una nueva bronca en la casa de Guadalix de la Sierra. La pasta, las galletas y ahora los guisantes, cualquier cosa les sirve para enfrentarse los unos contra los otros y tirarse a la cara todos los trapos sucios que han ido acumulando. Pero la raíz del problema no es la comida, .
Nico , el ya reconocido cocinero de la casa de Guadalix de la Sierra, ha vuelto a ver como uno de sus menús provocaba en enfado de sus compañeros. La joven cree que los nuevos han llegado a una casa ya ocupada y que se quieren hacer con ella, algo que no está dispuesta a permitir y que choca con la opinón de los últimos en llegar. Ellos, por su parte, "no piensan sentirse como invitados en una casa que es tan suya como de los demás". El italiano, que decidió hacer un plato especial (guisantes triturados) para Dani 'el sucio', hizo que la ira de Ainhoa saltase por los aires.
"Venimos los últimos pero la casa es de todos. Tampoco creo que esté bien que nos quieran limitar", comentaba Orlando al ver la reacción de sus compañeros. Parece que la casa de Guadalix de la Sierra no está dispuesta a dar la bienvenida a más concursantes, lo que ha provocado la separación de los concursantes más antiguos de los nuevos y, según Ainhoa, "el fin de la paz en la casa".