Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así fue la hora sin cámaras

Declaraciones de Indhira en la hora sin cámaras (entre gemidos):
- Qué ganas tenía...
- Qué potencia tienes, hijo.
- Más quisiera yo que poder meterte todo esto.
- Qué ganas tenía de verte así...
- Me duele, pero me gusta.
- Tú sigue, da igual. Bésame, bésame...
- Tu no pierdas el camino. Sigue, sigue.
Declaraciones de Arturo:
- Nos han puesto cuatro condones, pero ¿qué se piensan que es esto?. Eso no nos da para nada.
- ¿Te gusta?
- Te veo venir, en diez minutos estás
- ¿Por qué no me cuentas un chiste? (risas).
El grupo, mientras esto sucedía:
- Melanie: Espérate que lo hagan, que lo mismo no. Me estoy poniendo en su situación y me da algo. Ella está enamoradita de él y él sólo por lo que quiere.
- Rebeca: Aquí estamos para cuando venga, que vendrá destruida. Me da pena porque él sólo quiere caña y ella está enamorada.
Justo después de la hora sin cámaras (mientras se vestían):
Indihira: Arturo, corre, esconde eso.
Arturo: ¡No, hemos estado aquí haciendo ganchillo! Arturo, que se ven los condones usados, dice la tía.
Vivir para contarla: Arturo:

- Fuimos a la sala de expulsiones y me ha encantado, espera que me lave las manos y te lo acabo de contar.
- Si queréis saber cómo es, animaros. Me ha encantado, miedo me da ésta.
- Merece la pena, el domingo que vienen a la misma hora.
- Es una bestia, me ha encantado. No me la imaginaba así.
- Yo sé quien soy, para qué me voy a engañar. Me mola un montón, pero tengo muchas cosas que hacer fuera, tío.
Indhira:
- Super bonito, chicos.
- Le pido perdón desde aquí a mi madre, porque le prometí que no lo haría. Pero ella sabe que soy normal y que hago cosas de una persona de 23 años.
Conversación a la mañana siguiente entre Indira y Arturo, intercambiando impresiones:
- Arturo: ¿Estas enamorada de mi?
- Indhira: ¿Y tú de mi?
- Arturo: No. Estoy contento.
- Indira: Yo no cierro la puerta a nada. Pero tranquilo, que si doy por culo lo hago fuera, no aquí dentro.
Discusión inmediatamente posterior, intercambio de impresiones:
- Indhira (tras un comentario borde de él): Después de lo que pasó anoche, cada vez me hace menos gracia esas bromas.
- Arturo: Desde el principio sabemos que somos polos opuestos y no sé que hacemos dándole vueltas al tema. Además es muy celosa.
- Indhira: Yo soy super celosa y él muy mujeriego.De boquilla dice que quiere ser libre, pero luego creo que le gusto.

Conclusión: Milá, sentada en las escaleras (¿acalorada?):
- Menos mal que mis padres están dormidos a estas horas.