Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rappel, muy, muy nervioso: "Me sube un calor que parece que se me van a salir los ojos"

Rappel le preguntó a Belén Esteban por su familia y por la imagen que se estaba viendo de él fuera y la copresentadora de 'Sálvame' le dijo que estaba todo bien, pero hizo una  mueca con su cara que puso al vidente muy nervioso. Rappel sintió que Belén le estaba ocultando algo y se puso nervioso, muy nervioso. El vidente tenía la sensación de que algo malo le estaba pasando a su familia o que se podía haber muerto su perro y entró en el confesionario para pedirle al Súper que alguien le llamara para quedarse tranquilo. Belén entró en el confesionario y se sintió muy mal porque a Rappel le estaba dando una subida de tensión de los nervios que tenía e intentó tranquilizarle porque su familia estaba bien y nadie había hablado mal de él. Ya en plató, Belén se sentía muy mal y ha querido pedirle perdón a la hija de Rappel públicamente porque su intención no era asustar a su padre.