Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lucía Caram: “Soy una monja de clausura, pero mi claustro es el mundo”

A Lucía Caram no le gustan las clasificaciones del clérigo. Es cierto que ella es una monja de clausura y que sus votos lo abalan, pero se siente una ciudadana del mundo: “Si nuestro trabajo es la contemplación, no sólo podemos estar fuera de la realidad, sino que debemos abrir nuestros ojos para ver que hay cosas que estamos haciendo mal. Yo me encargo de despertar conciencias a golpe de mazo”.