Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maca y Esther, el reencuentro más esperado

Donde hubo llamas, siempre quedan rescoldos. La sabiduría popular no se equivoca en el caso de Esther y Maca, una pareja rota que empieza a dar sus primeros pasos hacia la reconciliación; ¿se producirá tan ansiado acontecimiento tras una romántica -y accidentada- noche de pasión?
Maca pisa con garbo. El amor le fortalece; se ha propuesto recuperar su antigua vida y parece que lo va a conseguir, tanto en el plano sentimental como en el laboral. El plan urdido para reconquistar a su ex mujer empieza a surtir efecto, si bien la pediatra ha dudado, por un momento, si continuar adelante con él o no, puesto que escuchó a Esther hablar por teléfono con Bea. Tras comprobar que la enfermera sólo se interesa por su antigua novia, decide sorprenderla con una cita muy original: le invita a un spa especializado en chocolate.
La velada fue muy romántica hasta que le dieron el masaje a Esther, alérgica a la miel, producto mezclado en el bálsamo de chocolate que su masajista estaba empleando. La miel reaccionó en su piel, provocándole un fuerte picor, por lo que la cita terminó en las Urgencias del Central. Aún así, no fue del todo mal, puesto que le atendió la propia Maca y lo hizo con un mimo especial. Como no podía ser de otra manera, sucumbieron a una noche de pasión. ¿Será esto el inicio de una relación que parecía terminada?
Además, Maca también se siente fuerte en el trabajo. Tras el rechazo de Jacobo y Fernando de ocupar la dirección de Urgencias, Javier le ofrece el puesto a Maca, quien lo rechaza porque fue él mismo quien la destituyó; sin embargo, al comprobar que no todo marcha como debería en el departamento, termina aceptando la propuesta. Eso sí, impone sus condiciones, cuestión que no hace mucha gracia a Javier, si bien éste no tiene más opción que aceptar lo impuesto por Maca.
Por otro lado, Sofía queda inhabilitada para ejercer la medicina por haber desconectado del respirador artificial al joven que le recordaba a su hermano. Podría, además, enfrentarse a una pena de cárcel.
Mientras, se lleva un buen susto porque cree que el corazón que le ha sido trasplantado le ha producido rechazo, pero sólo se trataba de una fiebre provocada por un resfriado. Alicia ha estado pendiente de su salud en todo momento, lo que incrementa los celos de Waldo, quien descubre que no ha ocurrido nada más entre el argentino y la enfermera que unos simples besos. ¿Seguirá Alicia enamorada de Waldo o su corazón pertenece ya por completo a Héctor? Héctor