Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Waldo: "Eres lo más bonito que me ha pasado"

Waldo sabe que Alicia está cada día más lejos de él. No sabe cómo actuar y, aunque asegura comprender que ella haya rehecho su vida junto a Héctor, no puede evitar expresar sus verdaderos sentimientos y besarla en el ascensor.
Atrás queda la relación entre Waldo y Alicia. Aquellos días en que no importaba que Waldo estuviera comprometido en su país. Ellos vivían ajenos al compromiso y Alicia confiaba en que, a la hora de la verdad, Waldo la eligiera a ella.
Sin embargo, la familia de Waldo consiguió que cumpliera con su promesa y se casó. Alicia trató de evitarlo, sus compañeros le aconsejaban que lo pensara bien... pero Waldo cedió a sus compromisos familiares.
A partir de ahí, Alicia intentó alejarse, no era capaz de ver a la pareja e incluso rehuía a Waldo por los pasillos del hospital. Fueron momentos muy duros para la enfermera quien se refugió en su amistad con Héctor. No se apartó de su lado cuando tuvo que ser intervenido de un trasplante de corazón y, finalmente, surgieron los sentimientos.
Héctor besó a Ali cuando salieron del hospital y, a partir de ahí, comenzó su propia historia. Sin embargo, aún no han definido su relación. Todos los compañeros del hospital saben que entre ellos hay algo y Waldo ya no puede soportar como Alicia está cada vez más cerca de Héctor y más lejos de él.
Por ello decide interrogar a cada uno de ellos acerca de su relación y ninguno le da una respuesta. Alicia cree que eso no es asunto suyo y Waldo asegura "comprenderlo", lo que provoca la irritación de la enfermera.
Alicia, confundida, escucha como Héctor también quiere saber qué tipo de relación tienes e intenta responderle diciendo que "estamos bien juntos ¿no?", lo que no consigue acabar con las dudas ni de Héctor ni de Waldo.
El ambiente se carga de tensión y Waldo no puede soportarlo. Por ello, aprovecha un momento de intimidad en el ascensor y, sin pensárselo dos veces, decide pararlo y decirle a Alicia todo aquello que ha callado durante tanto tiempo: "no es verdad que me de igual que estés con Héctor, me pongo celoso, cuando le sonríes, cuando te toca... eres lo más bonito que me ha pasado en la vida". Y, por fin, llegó el beso. Waldo no sabía cómo iba a reaccionar ella que, tras la sorpresa, le correspondió.
Pasado el momento del ascensor, la enfermar no conseguía recuperarse de lo sucedido y Héctor pronto lo apreció. Sin embargo, Alicia decidió callar y no expresar sus sentimientos. Así, ante la atenta mirada de Waldo, abandonaba el hospital de la mano de Héctor.