Maca y Esther, una relación llena de obstáculos

Una verdadera historia de amor

Todo fue muy precipitado. Esther acababa de tener varios desencuentros amorosos, ninguna de sus relaciones salía adelante, pero ahora, esta vez, todo parecía ser de distinta forma. La historia de amor más comentada de Hospital Central comenzó en la octava temporada de la serie, momento en el que Maca, una pediatra de Jerez, se mudó a Madrid y comenzó a trabajar en el Hospital Central.

 

 

 El principio de una amistad

 

Aunque en el primer momento Esther, jefa de enfermeras, y la nueve especialista en niños no congeniaron demasiado bien, pronto surgió un feeling especial entre ambas. Pero todo era muy extraño, Maca confesó a Esther que se había trasladado a la capital porque en su tierra natal había dejado a su novio plantado en el altar y había dicho a su familia que era lesbiana. Esther la escuchaba atenta, pero no imaginaba que la mujer que tenía delante se convertiría en poco tiempo en la persona más importante de su vida.

 Algo más que una amiga

 

Y es que Maca lo tuvo claro desde un primer momento: estaba empezando a sentir algo por Esther, pero sabía que ella nunca había estado con alguien de su mismo sexo. Sin embargo el amor puede con todo y la pediatra no desistió. Poco a poco las miradas entre ambas se fueron haciendo más intensas y sorprendentemente Esther se dio cuenta de que cada vez sentía más necesidad de estar con su nueva 'amiga'.

  Y surgió el amor

 

Cuando Maca se decidió y empezó a darle un masaje que acabó con un dulce beso en el cuello, Esther se apartó y gritó a su 'compañera' que parase, que ella no tenía ninguna duda sobre su orientación sexual, que no se equivocase con ella. Y es que en momentos tan cruciales en la vida de una persona es muy complicado aceptar lo que uno siente, sentir plenamente y no reprimirse por las convenciones sociales. Pero tras días sin hablarse, Esther recapacitó, se dio cuenta de que sentía algo muy fuerte por Maca, de que no soportaba pasar un día más sin hablar con ella.

El primer encuentro

 

Y el gran día llegó. Tras coincidir en el ascensor con Héctor, un compañero de trabajo, que casualmente estaba hablando sobre la pureza y la sinceridad de las relaciones entre chicas, Esther y Maca se miraron a los ojos y juntaron sus labios en un primer beso con el que las dos chicas iniciaron una relación que les colmaría de felicidad y también de tristezas.

Maca es el amor de mi vida

 

Poco a poco Esther fue normalizando la situación con los compañeros de trabajo. Cuando les dijo que ya no estaba sola, que tenía pareja y que era la mujer más feliz del mundo, lo hizo con una sonrisa en la cara que consiguió que todos los que la rodeaban viesen con buenos ojos la nueva relación. La historia de amor llegó a tal grado de madurez que Esther se lo confesó a sus familiares y les presentó a Maca como 'su novia'. Este gesto animó aun más a Maca en su decisión de pedirle matrimonio a su novia, que aceptó encantada.

 ¡Vivan las novias!

 

Esther y Maca se casaron y confesaron a todos que era el día más feliz de sus vidas. Al igual que la mayoría de recién casados, en poco tiempo las recién casados sintieron la 'necesidad' de culminar su matrimonio con un bebé. Y, de mutuo acuerdo, ambas decidieron que fuese Maca quien acudiese a un centro de inseminación artificial para ver su deseo de ser madres hecho realidad.
 

  El fruto del amor

 

Cuando Maca dio a luz la relación comenzó poco a poco a debilitarse: el estrés del trabajo y el tiempo que les quitaba el niño no les dejaba estar demasiado tiempo juntas. Maca, poco a poco dejó de prestar tanta atención a Esther, y lo que había comenzado como una relación sincera e intensa, se convirtió en poco tiempo en rutina diaria en la que ninguna de las dos chicas se dedicaban tiempo.
 

 Raúl, el peor error

 

Poco a poco, Esther comenzó a llevarse demasiado bien con Raúl, un nuevo médico que había entrado en la unidad del Samur. La falta de atención de Maca le hacía sentirse poco querida, estaba desorientada y no sabía hacia dónde se estaba dirigiendo su relación. Además, a esto se añadía las insinuaciones de Raul y los halagos que le regalaba cada día con cualquier excusa. Finalmente, una noche sucedió lo que Esther calificó en un primer momento como 'el mayor error de su vida' y terminó pasando la noche con Raúl.
 

 El principio del fin

 

Este fue el inicio de una crisis sentimental que ya no vería su fin. Sin embargo, todo sucede por algún motivo, y al poco tiempo Esther descubrió que estaba embarazada. Maca se hundió. Cuando su pareja tuvo las agallas suficientes para confesarle su infidelidad, Maca se vino abajo, no podía creer que la persona a la que más amaba en el mundo la hubiese traicionado de aquella forma. ¿Dónde quedaba ahora ese amor puro y sincero que les llevó al altar?
 

 Un intento desesperado

 

Después de que Esther le repitiese hasta la saciedad que era la mujer de su vida, que no quería estar nunca con nadie más y que sin ella no podría seguir adelante, Maca decidió perdonar a su esposa y ser la madre de la niña que esperaba. Aquí se inicia un período de relativa calma en la relación, en la que Maca intenta volcarse en el embarazo de su esposa y cuidar la relación tanto como el primer día para que la crisis quedase finalmente atrás. Y todo iba bien hasta que nació su segunda hija. La niña sufría de una rara enfermedad de la que solo podría salvarle la donación de médula de un hermano. Pero no había hermano y la niña se moría. Fue difícil, pero finalmente Maca y Esther decidieron que Esther tuviese un segundo hijo de Raúl.
 

  Un dolor demasiado intenso

 

Aunque Maca no quería confesarlo, estaba destrozada por dentro, Esther iba a tener otro hijo del hombre con el que le había sido infiel. Y este es el momento en el que comenzó el principio del fin.
 

 Vero apareció en sus vidas

 

Maca vio una vía de vía de escape a sus problemas en la nueva psicóloga del hospital: Vero, con la que tuvo química desde el momento en el que se la presentaron. Vero se sentía fuertemente atraída por Maca, y aunque sabía que estaba casada, también sabía que no estaba pasando por un buen momento con su mujer y aprovechaba cada oportunidad para verse con su compañera de trabajo. Las infidelidades fueron continuas, una tras otra. Los desplantes de Maca hacia Esther eran más que evidentes, y ésta, embarazada de su segunda hija biológica esperaba y confiaba en que Maca volviese a cambiar y volviese a ser la mujer atenta y dulce de la que un día se enamoró.

 Amor ciego

 

Pero la situación no cambiaba, Esther descubrió el engaño continuo de su mujer, y aun así, el sentimiento de culpabilidad por lo que pasó con Raul hacía meses, decidió ignorar los desplantes de su pareja y esperar a que Maca se diese cuenta de que seguía profundamente enamorada de Esther y que Vero sólo era algo pasajero con el que había intentado superar un mal momento en su vida. Pero Esther dio a luz y nada cambió.

 Esther ya no lo soportó más

 

Vero estaba cada día más enamorada de la pediatra y Maca no podía estar sin ninguna de las dos. Egoísmo que le llevó a perder definitivamente a Esther cuando ésta no pudo más y le confesó que sabía que le estaba siendo infiel con Vero.

Entre dos mujeres

 

Maca le pidió perdón, le dijo que la quería, pero el daño ya estaba hecho. Esther cogió a las niñas y se fue a vivir con su madre. Este fue un periodo en el que Maca se portó mal tanto con Vero como con Esther. Estaba en un continuo tira y afloja con ambas en el que sufrieron las dos partes. Finalmente decidió iniciar una nueva relación con Vero y ver a Esther únicamente como la madre de sus hijos. Pero aunque ella no se daba cuenta, aun seguían existiendo muchos sentimientos hacia Esther, y en una de las visitas a su todavía mujer acabó durmiendo nuevamente con ella.

 Me quedo con Vero

 

Tras una serie de discusiones con Vero, y también con Esther, la pediatra se decidió finalmente por la guapa psiquiatra y rompió definitivamente con su mujer.

 

  Ni contigo ni sin tí

 

En la actualidad Esther ha regresado al hospital, se la ve sonriente y feliz y está decidida a superar de una vez por todas la relación más importante de su vida y seguir adelante. Ha dado su apoyo a la nueva pareja y ha manifestado a más de uno de sus compañeros que 'ya no le importa con quién esté Maca, que ahora lo único que le importa son sus hijos'. Pero esto no parece gustarle demasiado a Maca, a la que no le hace gracia que la que ha sido hasta el momento la mujer más importante de su vida, supere la relación y siga adelante sin ella.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Déjanos tu opinión

Publicidad

ÚLTIMO CAPÍTULO

El Central, salvado

Vuelve a ver el último episodio, íntegro, de Hospital Central, en la que logran salvar el centro y evitar su cierre, con la aparición de personajes míticos de la serie.

Nuevos formatos en mtmad.es

¡Descubre mtmad, el nuevo canal de vídeos sólo para Internet de Mitele!

mtmad.es selecciona el talento que ya triunfa en Internet, crea nuevos influencers y se atreve con una vuelta de tuerca a algunos de los protagonistas de nuestra tele. ¡Descúbrelo!

¡Escúchanos!

Todos los programas de la radio online de Mediaset están en Radioset.es

Universo Iker, MorninGlory, Partido a partido... ¡En directo y en podacast!

'GH' en tus manos

¡Vive el reality con contenidos inéditos!

'La Voz' en tu móvil y tablet

¡Disfruta con contenidos inéditos!

La APP de Mediaset Sport

El deporte, en tu tablet o smartphone.

Descárgate la app de mitele

Series, programas, deporte, en directo...

La app de MotoGP

Carreras, clasificaciones, pilotos...

mostrar

Publicidad