Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"El impacto de las ciencias ómicas en el estudio del ADN permitirá una medicina de precisión", según Carmen Vela

"El impacto de las ciencias ómicas, relacionadas con el estudio del ADN (genómica, epigenoma, proteoma y metaboloma), van a permitir aproximarnos a una medicina de precisión cada vez más personalizada", ha afirmado la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Economía y Competitividad, Carmen Vela.
Vela ha inaugurado el Simposio Internacional en la Fundación Ramón Areces sobre 'El impacto de las ciencias ómicas en la medicina, nutrición y biotecnología', y durante su intervención a hablado sobre la importancia de esta ciencia. "El impacto de éstas en nutrición y en biotecnología es extraordinariamente importante", ha señalado.
Estas herramientas son las que han permitido conseguir una vacuna para el ébola y desarrollar otra para el zika, que entrará pronto en fase clínica. Además, también las ciencias ómicas han sido claves en el tratamiento del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS), en un mejor diagnóstico del cáncer de mama, los linfomas o las patologías metabólicas, entre otras.
En relación a la longevidad de poblaciones como la española o la japonesa, la secretaria de Estado ha subrayado "la importancia de reflexionar sobre los progresos que permiten estas ciencias ómicas en cuanto a diagnósticos o avances terapéuticos, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas". "Estas tecnologías nos van a permitir tratar de la mejor manera y con el menor coste posible a cada persona. Ya no tratamos colectivos sino que vamos a una medicina de precisión, tratando a cada individuo según sus características", ha puntualizado.
"Desde 2009 la ciencia en España no ha vivido los mejores momentos porque los presupuestos han ido cayendo y tampoco partían de un punto muy alto, pero desde 2014 empezaron a crecer de nuevo. Pese a los tiempos difíciles, España se ha mantenido en el puesto décimo en cuanto a publicaciones científicas, gracias al trabajo diario de los investigadores y científicos en sus laboratorios", ha querido resaltar Vela.
En la inauguración del simposio, el presidente del Consejo Científico de la Fundación Ramón Areces, Federico Mayor Zaragoza, ha recordado como "cuando se empezó a descifrar el genoma humano ya sabíamos que empezaba una nueva era. Cada ser humano es único en cualquier momento de su vida y tenemos que tener en cuenta esta enorme complejidad que es la maravilla de cada ser humano para avanzar en esta medicina de precisión, más personalizada". También se ha mostrado esperanzado en que "el desarrollo de una medicina de precisión gracias a las ciencias ómicas no esté subordinado exclusivamente a la economía".
Por su parte, el coordinador del simposio, presidente de BioEuroLatina (coorganizadora del simposio junto a la Fundación Ramón Areces y la Real Academia Nacional de Medicina), Albert Sasson, ha destacado que "estamos en un momento muy importante de inflexión económica, tecnológica, de biomedicina. La convergencia de las ciencias ómicas y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) van a permitir analizar estas cantidades enormes de datos sobre pacientes, para llegar a esta medicina más personalizada". Además, ha añadido que "este trabajo de Big data corresponderá a gigantes como Google, Apple, Facebook, Microsoft y Amazon".
CIENCIAS ÓMICAS Y ESTILO DE VIDA
El primero de los ponentes en tomar la palabra ha sido el profesor de Medicina Salud Pública de la Universidad de Valencia, José María Martín Moreno, que ha introducido el impacto de las ciencias ómicas en la salud pública y en los sistemas de salud. Como ha explicado, "la salud depende de la genética en un 27 por ciento, del medio ambiente en un 19 por ciento, de los estilos de vida en un 43 por ciento y de las provisión de servicios de salud en un 11 por ciento. Es decir, las ciencias ómicas tienen gran impacto en la respuesta a las agresiones ambientales, a los componentes de la dieta, a los estilos de vida y para entender cómo funcionan los fármacos".
Además, Martín Moreno ha insistido en que "la medicina de precisión tiene varios retos pendientes como los aspectos éticos sobre el propio acceso a los datos de los pacientes y el equilibrio de las cargas presupuestarias entre las distintas instituciones implicadas en el desarrollo de la medicina de precisión".
"En medicina de precisión se argumenta que unos diagnósticos mejores, unidos a terapias más precisas nos permitirán ser más eficientes y proveer mejores cuidados. Esto es lo que se dice, pero también es cierto que va a exigir complejos protocolos y una considerable inversión de entrada y aquí surgen preocupaciones de equidad y de acceso a esta medicina de precisión. En Japón lo ven como un tsunami que puede llevarse por delante el sistema de salud pública tal y como lo conocemos", ha concluido.