Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Activistas antitaurinos españoles se manifiestan ante el toro de Wall Street

Un grupo de activistas antitaurinos de la organización española Equanimal se manifestaron hoy semidesnudos y "ensangrentados" ante la concurrida estatua del toro de bronce de Wall Street en Nueva York para alertar sobre el incremento del amor a la tauromaquia que se vive en Estados Unidos en los últimos años.
"Las corridas de toros a día de hoy se extienden a otros países, como es el caso de Estados Unidos, porque existe una visión idealizada de que las corridas de toros son algo romántico", dijo en declaraciones el portavoz de la organización defensora de los animales en Estados Unidos, Oscar Horta.
Los voluntarios de Equanimal eligieron la conocida estatua llamada "Charging Bull", símbolo de optimismo y prosperidad financiera para Wall Street y que congrega cada día a cientos de turistas, para protestar en Estados Unidos por una tendencia que se vive sobre todo en estados como California y Nevada.
Ante la atenta mirada de decenas de visitantes y bajo temperaturas gélidas que ofrecían a mediodía una sensación térmica de 9 grados centígrados bajo cero, los activistas se colocaron ante el popular toro vistiendo tan sólo ropa interior y adornados con banderillas y sangre falsa sobre su cuerpo.
El portavoz de Equanimal destacó el "tremendo sufrimiento" que experimentan los toros en la plaza y aseguró que, "aunque no se les mate, que es lo que ocurre en las corridas celebradas en Estados Unidos, sigue habiendo una crueldad patente" en la práctica de la tauromaquia, "algo que es importante que conozca la sociedad estadounidense y de todos los países".
"Los animales no son propiedades ni recursos a nuestra disposición, sino seres que, como nosotros, pueden sufrir y sentir", aseveró Horta, quien defendió que los animales deben disfrutar "una serie de derechos básicos, como el derecho a la vida, a la libertad y a no ser sometidos a sufrimiento".
La manifestación de la asociación española se produjo como continuación de la celebración el jueves del Día Internacional por los Derechos de los Animales y sirve, además de para protestar por las corridas de toros, para denunciar que "los animales siguen siendo explotados en muchos otros ámbitos", explicó Horta.
"Se les explota en los campos de la experimentación científica, el ocio, la confección de ropa y la alimentación, por lo que es importante que todos sepamos que es posible llevar un modo de vida más respetuoso hacia los animales", subrayó el portavoz.
Nueva York es la sede del Club Taurino de la Ciudad de Nueva York, uno de los clubes taurinos más importantes de Estados Unidos y que reúne a cerca de 150 aficionados que llevan a cabo numerosas actividades a lo largo del año, que en numerosos casos se producen en la clandestinidad.
Los miembros se reúnen para ver las últimas corridas celebradas en España, conocer las últimas novedades sobre ganaderías y toreros, y hasta realizan sesiones de toreo sin astados en pleno Central Park, pero no se publicitan mucho debido a la presión de las organizaciones en defensa de los animales.
Además de la de la Gran Manzana, existen una decena de grupos de aficionados o peñas en Estados Unidos, donde están prohibidas las corridas con muerte del animal, pero donde en la década de 1960 se fundaron asociaciones taurinas en lugares como Chicago, El Paso o San Francisco.