Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adiós al sistema de control de tracción

Con el objetivo de mejorar el espectáculo y recortar costes, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) introduce una serie de variaciones en la normativa para el campeonato mundial de 2008. La supresión del sistema de control de tracción es uno de los principales cambios.
Con la supresión de estos sistemas de control de tracción, los monoplazas ya no tendrán las ayudas electrónicas que tenían hasta ahora para hacer salidas sin derrapar ni para controlar el coche en las curvas. Esta medida también tendrá sus consecuencias en los adelantamientos que serán más espectaculares.
Habrá restricciones en los equipos para cambiar y evolucionar su aerodinámica, así como para cambiar el motor. La caja de cambios será de larga duración: ampliará su longevidad hasta las cuatro carreras. Se introducirá una unidad de control electrónico estándar, sistema que "permitirá a la FIA controlar todos los aspectos técnicos de los monoplazas", especialmente en servirá para vigilar que los sistemas de propulsión de los monoplazas cumplan las reglamentaciones.
Aparece el CDG, un alerón que hará que la circulación del aire en la parte trasera de los monoplazas sea más baja en el centro". Este sistema permitirá que los coches puedan circular más próximos unos de otros sin la actual pérdida de carga aerodinámica.
Además habrá variaciones en las fases de calificación: La fase 1, o Q1 , durará 20 minutos en lugar de 15, donde podrán rodar todos los participantes al GP, quedando eliminados los 5peores tiempos. La fase 2, o Q2, seguirá igual que hasta ahora, clasificándose los 10 mejores pilotos de los 15 minutos que durará la sesión. La fase 3, o Q3, se recortará a 10 minutos, sin la posibilidad de variar el combustible de los monoplazas.