Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Agüero ficciona la odisea del Cadáver de Eva Perón, un "contraste entre femme fatal y sindicalista enardecida"

El cineasta argentino lleva este viernes a los cines españoles 'Eva no duerme', una cinta en la que imagina lo ocurrido con el cuerpo de Eva Perón desde su muerte hasta la aparición del cadáver, 25 años después.
Según ha indicado este miércoles durante una entrevista concedida a Europa Press, la figura de Evita encarna un "contraste entre femme fatal y sindicalista enardecida", uno de los motivos por los que hoy en día, seis décadas después de su muerte, sigue siendo un símbolo atractivo. A ello se une el hecho de ser una mujer que se expresa, algo que incluso en la actualidad es algo "subversivo".
Agüero ha señalado que su historia "es en sí misma excepcional" y que su figura política tiene una "dimensión y popularidad casi única en la historia de la humanidad" que la convierte en un personaje casi mitológico y en el que destaca al mismo tiempo una "trama de espionaje".
"Murió repentinamente a la edad de Jesucristo, fue embalsamada con una técnica inédita que la transformó en una bella durmiente y desapareció durante 25 años, como objeto de poder de la Guerra Fría que escondieron los militares, el Vaticano y la CIA", ha relatado el cineasta, quien además comparte una conexión personal: ambos vienen de la Patagonia y de la pobreza.
En los estudios previos de este filme, Agüero, quien compitió con esta cinta por la Palma de Oro en el Festival de San Sebastián, vio que "hay una realidad en la fantasía de los complots" y que "hay muchas versiones contradictorias, muchas mentiras y manipulaciones en la realidad en casi todos los testimonios que existen".
"La verdad objetiva no existe", sostiene el cineasta, quien asegura tener las pruebas materiales de que las versiones diversas que existen no son ciertas. Sin embargo, afirma que no tiene la prueba de la verdad absoluta y cree que nunca se va a tener.
Por ello, el cineasta decidió asumir "un tono más fantástico" con el objetivo de "no mentir" al espectador y recordarle que esta es "una interpretación más posible" aunque, eso sí, destaca que filmó la versión que le parecía "más intensa desde el punto de vista sensorial".
El público de Argentina ha acogido de manera muy positiva 'Eva no duerme', a pesar del "miedo" previo del director. Incluso hay quienes son contrarios a la idea del filme, como es el caso de un programador del Festival de Mar de Plata, "un antiperonista histórico", que no estaba de acuerdo con la película ideológicamente y que, en cambio, sí conectó "cinematográficamente".
"El único país en el que ha habido críticas positivas ha sido España. Algunos dicen que es aburrida y que parece un cuadro de Caravaggio, lo que significa que el impacto está funcionando", ha dicho el director, quien precisa que esta película "no ha sido hecha para lograr el consenso".
IMANOL EN LA PIEL DEL EMBALSAMADOR
El actor español Imanol Arias se mete en la piel de Pedro Ara, un aragonés que se formó en Alemania en la recontrucción de cuerpos durante la Primera Guerra Mundial. Según ha explicado el intérprete, se trataba de un aristócrata y clasista que llegó a Argentina, donde le dieron el lugar que, como le ocurrió a otros científicos, no encontró en España.
Ara recibió el encargo de alguien que él detestaba, puesto que era "antiperonista": embalsamar el cuerpo de Eva Perón. Sin embargo, a pesar de su ideología, a través de su trabajo desarrolló "el inicio de un mito", puesto que consiguió que pareciera que Eva Perón nunca había muerto.
Junto a él aparece en escena también Gael García Bernal, quien da vida al general Alejandro Lanusse, a quien se muestra en esta cinta como un "dandy medio vampírico", en quien "lo más perturbador" surge detrás de su belleza, puesto que carga con la conciencia de la "peor masacre" de la historia de América Latina.