Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los dos Alardes de Irún se desarrollan con normalidad y sin incidentes

La localidad guipuzcoana de Irún celebra la festividad de San Marcial con dos alardes, el tradicional y el mixto (en la imagen), que reivindica la participación de las mujeres como soldados, desfiles que partieron a distintas horas con el fin de evitar enfrentamientos entre sus integrantes. EFEtelecinco.es
El Alarde tradicional, en el que la mujer sólo desfila como cantinera, y el mixto, en el que las chicas también participan como soldados, han compartido un año más las calles de Irún (Guipúzcoa) en un ambiente de normalidad y sin rastro de los incidentes que se produjeron en años anteriores
Por cuarto año consecutivo, los iruneses han disfrutado de ambos Alardes el día grande de sus fiestas de San Marcial al margen de los altercados que se registraron entre 1996 y 2005, cuando partidarios de uno y otro desfile llegaban a enfrentarse física y verbalmente.
Al igual que en las últimas ediciones, en las que el departamento vasco de Interior ha fijado diferentes horarios para ambos desfiles con el objetivo de evitar altercados, el primero en iniciar la marcha ha sido el Alarde tradicional, en el que las mujeres están representadas por las cantineras de cada una de las 19 compañías, integradas por un total de 8.1455 soldados.
El Alarde mixto, que ha contado con 1.170 participantes, ha comenzado su recorrido más de dos horas después para transitar por las mismas calles que antes habían visto el paso del Alarde tradicional.
Este año, la principal novedad del mixto ha sido el cargo de general que, por primera vez, ha sido desempeñado una mujer: Ainhoa Ruiz de Arbulo.
Los horarios fijados para este año por el departamento de Interior han sido respetados por ambas marchas, que un año más han rememorado al son de sus pífanos y redobles de tambor la batalla en la que en 1522 milicia irunesa derrotó al ejercito francés.