Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alexa Chung salta de las pasarelas a la televisión y se convierte en la chica de moda

Cada vez se habla más de esta chica y algunos todavía se atreven a no conocerla. Alexa Chung fue elegida la mujer mejor vestida en 2007, por las más importantes revistas de modas. Pero la más pequeña de una familia numerosa con tres hermanos, no se conformó con la estrechez de las pasarelas y dio el salto a la televisión, donde se ha convertido en la presentadora del momento, uno de esos personaje a los que los paparazzi no dan descanso.
Alexa, de madre británica y padre chino, comenzó su carrera como modelo con 16 años y tras varias campañas con Fanta, Sony Ericsson, Sunsilk y Tampax, que le sirvieron para mostrar su particular estilo se alejó de los fotográfos y diseñadores.
Dos años en las pasarelas la dejaron con una "baja autoestima" y una "imagen corporal distorsionada" de sí misma. Con esos argumentos la talentosa Alexa dejaba claro que aspiraba a algo más. ¡Y era la televisión!
En Reino Unido, la chica que mantiene una relación sentimental con Alex Turner, líder de Artic Monkeys, ha hecho lo que ha querido.
Reportera de noticias del mundo de la moda, entrevistas y la presentadora de varios programas de la televisión británica. Sin embargo, a Alexa Chung el cuerpo le pedía más y tras recoger sus mejores vestidos se largó a Nueva York con su novio para conquistar el mercado estadounidense. 
Desde 2009 presenta una programa en la MTV de EEUU y desde allí sigue acumulando fans.
Alexa Chung ha vuelto a las pasarelas, pero escoge y selecciona, porque ahora los paparazzi no la dejan en paz, le siguen los pasos robando las imágenes que la Red pone a circular como el nuevo icono de moda.
Aquí están las imágenes de su más reciente reportaje fotográfico que le dedica el último número del Vogue chino, porque hasta en China quieren saber quién es Alexa Chunga.