Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alonso vuelve a Melbourne con Renault

Las escuderías ya están en Melbourne poniendo todo a punto para el Gran Premio de Australia. Alonso vuelve a disputar un mundial a los mandos de un Renault aunque con objetivos distintos que en las dos ocasiones anteriores. A pesar de que este trazado no se le da nada mal al piloto español el R28 está muy lejos de poder competir con Ferrari o McLaren.
Fernando Alonso ya ha dado el primer paseo por el circuito de Albert Park, está tranquilo y contento porque vuelve a un equipo en el que tiene grandes amigos, con el que ya ha trabajado varios años y en el que ha conseguido sus máximos logros deportivos.

Pero el asturiano sabe que el rendimiento de R28 deja mucho que desear, de momento. Alonso no estará entre los favoritos en este primer Gran Premio de la temporada, ni siquiera será rival. Su lucha está lejos de la pole. Por ahora tendrá que pensar en luchar por el cuarto o quinto puesto.
Peculiaridades del circuito
El de Albert Park es un circuito muy exigente con los frenos y, este año, más aún por la ausencia del control de tracción en los neumáticos traseros. El trazado australiano suele estar muy resbaladizo en los primeros días por la suciedad y los Ferrari suelen ser los que mejor partido sacan de los neumáticos.
Cambios en el reglamento
La Fórmula 1 se vuelve más humana esta temporada al suprimir las ayudas electrónicas en las curvas. Antes el piloto pisaba a fondo y el coche decidía la potencia adecuada para salir de la curva, ahora todo depende de la habilidad del piloto.

Esta temporada todos los coches tendrán la misma centralita, la caja de cambios ha de durar cuatro carreras al menos y los pilotos que se clasifiquen para la tercera ronda de los entrenamientos no se les devolverá la gasolina que gasten por lo que tendrán que repostar antes de la carrera. De esta manera, la pole pierde importancia. El año pasado 11 de las 17 carreras las ganaron los que salieron primeros. BQM