Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alquilo vientre

Los vientres de alquiler son la solución para muchas parejas que no pueden tener hijos ni adoptarlos y para personas que atraviesan una mala situación económica. Estas mujeres alquilan sus vientres y dan a luz a un bebé que ha sido encargado por otra pareja. En numerosas ocasiones no hay acuerdo por el precio establecido para el alquiler del vientre. De momento, la legislación española no tiene este acto como legal.
Guacimara es canaria, tiene sólo 22 años y ya es madre de 2 hijos. Dispone de apenas 200 euros al mes entre ella y su marido para criarlos. La única salida que ha visto a su situación es alquilar su vientre.
Ha contactado a través de Internet con Jesús y Esperanza una pareja gallega que lleva 7 años queriendo ser padres. No pueden tener hijos de forma natural ni son idóneos para la adopción, así que luchan porque el vientre de alquiler sea legal.
Según nuestra legislación alquilar una madre es un acuerdo ilegal y nulo. Es decir, si se llegara a un acuerdo privado la madre legal siempre sería la biológica, por lo que los padres adoptivos podrían arriesgarse a que la gestante se quedara finalmente con su hijo. Y si decidieran poner el hijo a nombre de la madre adoptante sería delito.
Guacimara pide 80000 euros por nueve meses de embarazo y Esperanza y Jesús sólo pueden pagarle 15000. Asistimos a su primer contacto telefónico.