Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La doctora Amaro patenta su dieta basada en aumentar el metabolismo basal para poder quemar las calorías consumidas

La doctora María Amaro ha patentado su dieta, conocida como el 'Método Dra. Amaro', que consiste en aumentar el metabolismo basal para poder quemar las calorías consumidas, según se ha dado a conocer este jueves en la Clínica Feel Good.
Para obtener la patente, la doctora tuvo que presentar los resultados obtenidos en 1000 personas teniendo en cuenta no sólo la pérdida de peso sino que con el paso del tiempo no se había experimentado una subida de peso, es decir, el llamado 'efecto rebote'.
Asimismo, y a diferencia de otras dietas cuyo proceso de divide fase de adelgazamiento y fase de mantenimiento, este método es una dieta lineal que se basa en la consecución de un índice de metabolismo basal superior al del punto de partida, lo que permite que al finalizar el tratamiento el cuerpo sea capaz de quemar las calorías que se ingieren.
"Es muy difícil mantenerse a dieta por un largo periodo de tiempo, por eso, los especialistas médicos debemos conocer los hábitos de nuestros pacientes y adaptar el tratamiento a sus necesidades y costumbre. El Método cuenta con dos comidas/cenas libres a la semana desde el principio lo que hace que el paciente no tenga que renunciar a su vida social e ir adquiriendo hábitos de vida saludables que deberá mantener una vez finalizado el tratamiento", ha explicado.
Además, cuenta con un estudio clínico en relación a antecedentes personales y familiares, a las dietas realizadas previamente, talla, peso, cálculo del índice de masa corporal, toma de medidas y porcentaje de grasas localizadas en diferentes zonas del cuerpo, así como análisis de los hábitos de vida del paciente: tipo de trabajo que se realiza, posibilidad de comer o no en casa, frecuencia de viajes, ocio, entre otros.
También brinda la posibilidad de adaptar la dieta para pérdida de peso en zonas localizadas y de mayor preocupación para el paciente, y está vinculada a rutinas de ejercicio físico adaptadas a las características y posibilidades de cada paciente, de modo que esta actividad física acabe incorporándose a la vida diaria del paciente de una forma natural.