Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Armstrong tira la toalla y cae el mejor palmarés de la historia del ciclismo

El mejor ciclista de todos los tiempos, el único que ha ganado en siete ocasiones la carrera por etapas mas exigente del mundo tira la toalla. Lance Armstrong no ha querido seguir luchando por una inocencia que dice mantener a pesar de su renuncia. "Llega un momento en la vida de cualquier hombre en el que tiene que decir: 'Ya es suficiente'", ha asegurado.  La agencia antidopaje de EEUU le acusa de doparse entre los años 1999 y 2005.

El abandono de Lance Armstong implica reconocer su derrota. Así, baja la cabeza y desecha el mejor palmarés ciclista de la historia. El nombre del único ciclista que ha ganado siete Tours se esfumará y será cambiado por los que quedaron en segunda posición. Demasiado esfuerzo para nada.
El pasado 29 de junio, la agencia antidopaje estadounidense acordó de forma unánime presentar formalmente cargos de dopaje contra él, La agencia aseguró entonces que, al menos diez excompañeros suyos, podían testificar en su contra. Además mantiene que todavía existen pruebas de sangre totalmente consistentes.
Armstrong habría mantenido un sistema de dopaje sistemático desde 1999 a 2005.
Armstrong, que se retiró del deporte profesional el pasado año, ha dicho en su web después de que un tribunal ordinario rechazara su recurso: "Llega un momento en la vida de cualquier hombre en el que tiene que decir: 'Ya es suficiente'". "Hoy pasaré página. No me ocuparé de este asunto bajo ninguna circunstancia". Ha calificado las acusaciones de "descabelladas y atroces".
Junto a él, también fueron acusados el director deportivo Johan Bruyneel, los médicos Pedro Celaya Lezema, Luis García del Moral y Michele Ferrari y el entrenador Pepe Martí. Sin embargo, el ciclista, que superó un cáncer de testículos hace 15 años, no dio positivo en ninguno de los controles a los que se sometió durante su carrera.