Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asegurarse una parte del cuerpo

No son famosos ni pretenden serlo. Pero saben, como muchos de ellos, qué parte de su cuerpo es la que les da ingresos. Son, en su mayoría profesionales liberales que deciden pagar una prima al seguro que ponga el énfasis en esa extremidad, en esa voz o en ese talento con los que se ganan la vida. De forma que si sufren un accidente, puedan seguir ingresando aunque ya no puedan sacarle rentabilidad a sus manos, pies u orejas.
Hablamos con un Cirujano, Juan Carlos Ruiz de Adana. Trabajó muchos años en la Clínica Mayo de EEUU donde sufrió un accidente mientras esquiaba y tuvieron que operarle una mano. Allí fue donde tomó conciencia de la importancia de asegurárselas.
Los americanos, que toman en esto todas las precauciones, le recomendaron que se hiciera un seguro que detallara la cantidad a cobrar por lesión o pérdida de sus manos. Y así lo hizo. Recuperó la movilidad perfecta en sus dedos pero ya no trabaja sin seguro. Porque para él sus manos son todo. No lleva anillos y procura no hacer con ellas movimientos bruscos. En su destreza manual radica el éxito de las operaciones de estómago que practica en el Hospital de Getafe.
Entrevistamos también a un joven cantante de musicales con la voz asegurada. Ahora está de gira con el espectáculo "High School" y sabe que tiene por delante meses de trabajo muy duros. No puede dejar nada a la casualidad. Blindó su voz en un seguro que le garantiza ingresos aunque se quede afónico y no pueda salir a cantar.
Estos seguros se denominan "seguros de accidente extraordinarios". El asegurado es quien decide el valor que da a la parte del cuerpo que asegura. Ninguno de estos seguros de gente de a pie roza siquiera las cifras que barajan artistas como Jennifer López o Iker Casillas, pero la popularización de esta tendencia aseguradora, indica que las cosas están cambiando. Antes sólo se contrataban dos seguros, el de la casa y el del coche. Ahora, hay quien se asegura hasta el meñique.