Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asfixiado por los pagos

Antonio debe un millón trescientos mil euros y tiene tres órdenes de embargo. Trabaja con sus dos hijos pero no les puede pagar. Este hombre ha despedido a sus treinta empleados y tiene toda su producción acumulada al caer la venta y la construcción de viviendas. 
Las órdenes de embargo se le acumulan. Su empresa suma tres órdenes de embargo cuando en un pasado no muy lejano llegó a facturar dos millones de euros al año. 
Las hipotecas sobre la vivienda cayeron en 2008 el 32,4% con respecto a 2007, como consecuencia de la crisis. Antonio sabe muy bien que la crisis ha tocado su sector y vive asfixiado por los pagos. CGS