Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ashley Greene sufrió depresión por culpa de 'Crepúsculo'

Quién lo diría cuando se la ve en todas esas sesiones de fotos, pero Ashley Greene, la famosa vampiro Alice Cullen de 'Crepúsculo', sufrió una depresión por culpa de la fama de los vampiros. Greene confiesa que no ha sabido lidiar demasiado bien con la fama que alcanzó gracias a su papel en la saga y admite que no lleva demasiado bien que sus fans la vean como su "modelo a seguir".
"Hubo un momento en el realmente sufrí esa 'pequeña depresión' porque todo era nuevo para mí y me llegó demasiado deprisa. Yo sólo pensaba: '¿Por qué la gente no para de hablar de eso? ¿Por qué la gente se preocupa de qué me pongo, qué como o por qué no llevo zapatos de tacón?' Es la parte oscura de estar en el ojo público", explica la actriz.
Antes de triunfar, Ashley trabajaba como camarera y aún no ha tenido tiempo de hacerse a la idea de lo mucho que ha cambiado su vida. Sin embargo, y aunque declara que a veces le cueste soportar el peso de la fama, considera que todo lo que le está ocurriendo es realmente "increíble".
"He grabado cuatro películas de cine independiente en el descanso entre Crepúsculo y Luna nueva. La verdad es que no he tenido tiempo de sentarme y reflexionar sobre todo esto. Pero el día que puedo descansar y meditar sobre todo, es increíble", explica
Lo que peor lleva es el tan temido 'fenómeno fan'. Como ya les ocurrió a sus compañeros de reparto Robert Pattinson y Kristen Stewart, tampoco Ashley ha sabido muy bien cómo adaptarse al rotundo éxito de Crepúsculo.
"Cuando las chicas se me acercan y me dicen 'Eres mi modelo a seguir', realmente es muy halagador pero también me asusta porque no soy perfecta y sé que voy a cometer fallos", declara Greene. "Pero he decidido que tengo que seguir con mi vida y hacer lo que tenga que hacer. Gracias a Dios la gente me quiere por quien soy, no por quien aparento ser", añade.