Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aurora & The Betrayers: "Nuestros conciertos son una explosión de sensaciones"

Dos años después de debutar con Shadows go away, Aurora & The Betrayers regresan con un nuevo disco titulado Vudú, ya disponible desde el pasado viernes. Y para celebrar este advenimiento y presentar a los suyos el nuevo material, el grupo actúa este próximo viernes 26 de febrero en La Riviera madrileña.
"Es una sala muy grande y estamos presentando nuevo disco. Por supuesto que impone, pero estamos muy seguros del camino que estamos tomando y de nuestras canciones. Desde que empezamos hemos ido a por todas. No lo concebimos de otra manera. Ese nervio es lo que nos mantiene vivos", apunta Aurora García (Madrid, 1986) a Europa Press.
La vocalista añade a este respecto que "la incertidumbre del qué pasará es muy emocionante y afortunadamente el público está entendiendo" sus pasos. "No podemos más que darlo todo en este día e intentar que nuestro público se evada y recuerde este día como un día memorable", recalca.
Para conseguir que el día sea memorable, el grupo presentará el energético Vudú, un nuevo trabajo en el que se aprecia una mayor contundencia sonora y más acercamiento al rock de riffs ampulosos, como admite Aurora: "Sí, es algo que teníamos en mente desde el primer disco. Para todos nosotros es una de nuestras influencias más arraigadas y aunque creemos en que cada canción tiene una identidad diferente, el rock siempre tendrá mucho protagonismo en nuestros discos".
"Componemos mucho partiendo de riffs de guitarra y nos gusta mucho buscar sonidos diferentes para cada canción", explica, para después añadir: "La guitarra es un instrumento muy poderoso y el rock una vía muy importante para expresarnos teniendo en cuenta también las cosas que queremos contar. Nuestras canciones tienen un contenido con mucho peso y nos gusta vestirlas para ensalzar el mensaje".
Eso sí, confiesa Aurora que aunque la base sea rock, "a veces se mezclan muchos sonidos y estilos diferentes" en sus canciones. "Cuando tenemos influencias de muchos estilos y épocas, el resultado es impredecible. Por eso decimos pop. Un concepto genérico que siempre se ha encontrado en mitad de muchos géneros y se ha fundido con todos al mismo tiempo. Música popular, que abarca tanto campo que es casi imposible definirlo", reflexiona.
PROCESO DE GRABACIÓN
En lo tocante al contenido de Vudú, Aurora indica que "las canciones surgen de ideas muy primitivas que generalmente surgen de una manera unilateral y más tarde se desarrollan en el local de ensayo". "Procuramos respetar la idea inicial de la persona que trae esa idea, aunque muchas veces, desde que el compositor trae la idea hasta que se convierte en una canción ésta misma puede cambiar radicalmente", apunta.
Respecto a los tiempos de creación y grabación, reconoce que trabajan "bastante rápido" teniendo en cuenta el tipo de música que hacen, y asegura que se conocen "mucho" y tratan de "tomar decisiones objetivas en cada momento". "Generalmente estamos de acuerdo en desechar una idea o en aceptarla. Lo que más importa siempre es la canción que está por encima de los egos de cualquiera", sentencia.
La base del disco (batería, guitarra, bajo y teclas) se grabó en La Cabaña de Madera, un estudio propiedad del bajista del grupo, Alfonso Ferrer. Los Recordings se hicieron en Manufacturas Estudios y la mezcla en este último estudio a cargo de Sietepulgadas Records y Koke Díez. El último proceso (máster) lo hizo JJ Golden en los estudios de California Golden Mastering. El proceso íntegro de grabación (desde que la banda entra al estudio hasta que tiene el master en la mano) ha durado unos siete meses, desde julio del 2015 hasta enero del 2016.
"Grabar es una disciplina diferente al directo, por esa razón hay músicos que son expertos sesionistas y otros que son más de la lucha cuerpo a cuerpo en el escenario. Nosotros intentamos disfrutar de ambas disciplinas...el estudio requiere una capacidad de abstracción importante para poder ver en tu cabeza una idea antes de que esté grabada, también requiere una adaptación a una escucha que no es muy real", explica Aurora.
CONCIERTOS EXPLOSIVOS
En contraposición a esa dedicación tan particular que hay que tener en el estudio, Aurora & The Betrayers se caracterizan por unos conciertos explosivos. Como la propia vocalista afirma, los directos son "un saco lleno de emociones" en el que, eso sí, "a veces tienes que hacer un ejercicio importante de concentración para no olvidar que tocar un instrumento requiere destreza y concentración".
Tras recalcar que "nunca se baila lo suficiente", Aurora explica que sus recitales "no son especialmente dinámicos", puesto que "hay momentos para bailar, pero también otros muchos "para sencillamente escuchar". Por eso subraya: "Creemos más en esa manera de disfrute elaborado, poder escuchar una canción sencilla, equilibrada y emocionante sin necesidad de grandes aspamientos ni dentro ni fuera del escenario".
"Por lo que nos dicen, la gente suele quedarse clavada en su sitio", asegura Aurora hablando de sus directos, algo que desarrolla aún más desde su punto de vista: "Hay mucho que ver y escuchar y algunos confiesan no poder ni bailar (risas). Es una explosión de sensaciones. Nuestros conciertos son especiales y difíciles de definir".
Con el disco ya en la calle y con la inminencia de la importante cita en Madrid, Aurora & The Betrayers planean llevar su rock (con gotas bien gordas de folk americano, soul, funk, R&B y pop) a cualquier sitio donde les quieran escuchar. "Ya se están cerrando nuevas fechas que iremos anunciando en nuestras redes sociales. Estamos trabajando para poder traspasar fronteras también", adelanta la vocalista.