Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Auroras Boreales: un espectáculo esquivo

Dicen que es el fenómeno astronómico más bello y espectacular de la tierra. Cuenta la leyenda que las Auroras Boreales están provocadas por las chispas de los rabos de los zorros al galopar sobre la nieve. La mitología noruega dice que son los mismos dioses comunicándose con los mortales.
Los científicos explican que en realidad son partículas del sol que impactan en la atmósfera cerca de los Polos magnéticos de la Tierra. Una vez atravesadas las distintas capas de aire, la energía se convierte en luz visible.
Su nombre proviene de "Aurora", la diosa del amanecer y "Boreas" que significa Norte porque se produce en este hemisferio. Se producen en las noches de 4 meses al año: septiembre, octubre, marzo y abril.
Verlas es difícil y hay que hacer guardia contemplando el cielo porque son muy esquivas. Pueden durar minutos o segundos. Se pueden formar varias a la vez o solo una. O pueden decirdir no aparecer. No son de un único color. Pero la cámaras de fotos que sólo las recogen con una exposición muy larga, reproducen siempre una dominante verde. Parecen verdes, pero no siempre son de ese color, auque en la imagen salgan así. Nosotros las vimos verdes, y también blancas, que fueron las más duraderas.
Se podría escribir mucho sobre las Auroras Boreales, pero la única verdad absoluta es su impresionante belleza y su hipnótica magia. La emoción tan grande que se siente al ver un espectáculo inolvidable en plena noche: el cielo manchado de un aurea maravilloso que serpentea y se mueve casi cada segundo. Es un recuerdo maravilloso que te acompaña mucho tiempo después de cerrar los ojos, ya en la cama.