Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Barcelona instalará una pantalla gigante para seguir la final

España, de fiesta. Foto: Getty.telecinco.es
El Ayuntamiento de Barcelona instalará una pantalla gigante en la avenida Maria Cristina de la ciudad para seguir el partido de fútbol que el domingo enfrenta a España con Holanda en la final del Mundial de fútbol que se disputa en Sudáfrica, según avanzaron fuentes del Consistorio.
El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu (PSC), ha asegurado esta mañana durante la presentación de una Carta de Ciudadanía que la iniciativa responde a que es "un hecho sin precedentes" que la selección española dispute la final del Mundial.
En declaraciones a RAC1 recogidas por Europa Press, la teniente alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Assumpta Escarp, ha asegurado que la pantalla se instalará en un espacio habilitado y gratuito "con el objetivo de concentrar en un mismo punto de la ciudad las celebraciones en caso de victoria".
Madrid, a tope
El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, anunció que la final del Mundial de Fútbol entre España y Holanda se podrá seguir desde una pantalla gigante en Cibeles -y otras auxiliares situadas en el eje de Recoletos- y que el lunes habrá fiesta en el Puente del Rey para recibir a la selección.
En la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, Cobo explicó que todo el dispositivo alrededor del Estadio Santiago Bernabéu se traslada a la glorieta de Cibeles, pero que se mantiene el mismo patrocinio, en manos de Hyundai y la Federación de Fútbol.
La pantalla gigante -de 60 metros cuadrados- se instalará en los carriles centrales del Paseo de Recoletos, flanqueada por otras auxiliares, de forma que se pueda ver "hasta la Plaza de Colón", adelantó Cobo. Así, el eje Castellana-Recoletos se convertirá en el "escaparate" de Madrid, "suficientemente atractivo" para que sea difundida la alegría de la fiesta "en todo el Mundo", según Cobo.